El largo recorrido que ha tenido el esperado próximo álbum de Tino el Pingüino, anunciado para estrenarse en algún momento del siguiente invierno, inició con “Fractúbela” hace casi un año y medio

#MARVINCDMX

Un texto de Aarón Enríquez
Producción y dirección creativa: Pablo Pulido
Fotógrafo: Carlos Álvarez Montero
Dirección de arte: Héctor Montes de Oca
Asistente de foto: José Luis González
Styling: Zái Najera
Asistente de styling: Ana Velázquez
Video: Orquídea Vázquez
Maquillaje: Ixchel Paz
Asistente de producción: Montserrat Ascanio

Gorra: Attrack Caps
Playera: Tino el Pinguino
Shorts: Adidas
Calcetas Adidas
Tennis: Adidas

El disco es un proyecto ambicioso que incluirá cerca de 30 canciones, incluidas la propia “Fractúblela”, además de “Gif”, “Cada siempre”, “Cuando piensas en mí”, “Sé que esperabas la lluvia” y “Carita de Silfide”, todas ellas previamente estrenadas. Pero antes, Tino lanzará Diarquía, un EP con dos canciones que presentará en el Auditorio BlackBerry este 7 de septiembre. Platicamos con él antes de que toda la maquinaria que trae en mente salga finalmente a la luz.

Este número de Marvin está dedicado a la moda. Lo digo porque en el video de Fractúbela sale una chamarra edición especial que sacaste con Tony Delfino, ¿cómo llevas tu relación con la moda?

Pues ha sido todo muy natural. Mi relación con la marca inició en noviembre del 2012, cuando grabamos el primer video en la historia de Tino el Pingüino que fue el de Telemaquia de los corazones locos, mi amigo Cuauhtémoc Suárez llevaba una chamarra de piel que sale en el video. Para nuestro segundo video que fue “Testarudo y al rescate”, me hicieron llegar una chamarra de mezclilla y ahí fue cuando ya decidimos llevar más allá la relación con Tony Delfino, una vez que reincides no hay forma de escapar. Se ha convertido en una prenda fundamental para toda la identidad de Tino el Pingüino.

Chamarra: Tony Delfino
Playera: Tino el Pinguino
Beanie: Attak Caps
Anillos: Tino el Pingüino

¿Cómo sucedió la colaboración?

Para “Fractúbela” fui y le dije a Smithe que necesitábamos ocho chamarras iguales y fue él mismo el que me propuso la colaboración completa y la hicimos. Creo que las prendas que uso son importantes para formar mi identidad, lo mismo pasó con las gorras de Attack caps. Yo solamente quería usar una gorra que dijera DF, ahí sí emulando un poco la estética urbana del rap. Te juro que si en ese momento hubiera habido una marca que dijera DF, la hubiera usado tal cual. A mí siempre me ha interesado, más allá de la música, generar esas cuestiones iconográficas que puedas reconocer tan solo con verlas, que se repitan tanto que las reconoces de inmediato. También tiene que ver con que en mi vida soy muy simple, uso una sola gorra, una sola chamarra, una sola marca de tenis que es Adidas y hasta una sola loción, creo que eso me ayuda a no distraerme con tonterías.

Oslo promete ser un disco muy ambicioso, ¿qué tuviste claro desde el momento en que se te ocurrió el concepto?

Quería hacer un disco súper extenso porque en ese momento me estaba llegando mucha buena música y creativamente eso me motivó a sacar varias canciones con una estética en común, que tiene que ver con el frío. Desde el nombre, Oslo te remite al invierno, de ahí que salga en esa temporada del año, pero con ese pretexto abarcamos los estados de ánimo un poco más sombríos, más reflexivos. Es un disco que viene de estar conviviendo con la depresión, con la soledad y no siempre en un sentido negativo. Es también el ambiente, el lenguaje que es más sobrio, más elegante, quizá un poco más barroco. Hablo de cosas que alguien piensa a esta edad, como que el subtexto del disco es la crisis de los 30, porque recién los cumplí. Me interesa dejar algo que permanezca, que lo puedas ver en retrospectiva. Hacer canciones que te den la sensación de que suenan a algo que no habías escuchado antes, creo que ese es el elemento interesante. Lo que hacemos es hip hop, eso no va a cambiar, pero también sabemos que siempre va a ser hip hop alternativo. Esa palabrita ya nos da la excusa de llevarlo realmente a donde queramos y a donde nos interesa.

Chamarra y Pantalon: Damir Doma
Playera: Cavempt
Tennis: Adidas

Has hecho buen equipo con Ferdi en ese sentido, ¿no?

Sí, Ferdi es una persona que está peleadísimo con que las cosas sean genéricas, a los dos nos caga lo genérico y viene de un buen lugar, no es sólo como hacernos los raros, sino realmente nos interesa escuchar algo que digas: “¿qué pedo? ¿por qué está sonando eso”.

¿Entonces Oslo es un disco sad?

La estética yo diría que es más bien bipolar, es bi-sensible; tiene esa parte tierna y linda, pero también hay muchísimo de lo otro, eso que viene de un lugar más sombrío, profundo y oscuro. Intentamos que el disco tenga ambas sensaciones y que no sea solamente para abajo. Me gusta mucho la música sad, pero la vida no puede ser así todo el tiempo, también hay luz. Es como un túnel. Cuando estás en él es oscuro, pero siempre logras ver la luz en el fondo. Intento que el efecto sea ese de decir: “güey, estoy aquí, estoy valiendo verga, pero no va a valer verga; al final todo va a estar bien”.

Chamarra: Tony Delfino
Playera: Sacrifice SW
Anillos: Tino el Pingüino

El Especial de Moda #6 de Revista Marvin ya está a la venta. Compra tu edición en los puntos de distribución o en nuestra tienda digital

GANA BOLETOS PARA IR A LA PRESENTACIÓN DE DIARQUÍA EN EL AUDITORIO BLACKBERRY. MANDA LOS SIGUIENTES PASOS A: contacto@marvin.com.mx.

1. Manda un screenshot que demuestre que realizaste el primer y segundo aviso en nuestra dinámica de Twitter.

2. Manda un screenshot que demuestre que nos sigues en nuestra cuenta se Spotify y Youtube.

3. Según esta entrevista, ¿cuál fue el primer video en grabarse en toda la historia de Tino el Pingüino.

4. Según esta entrevista, ¿cuál fue es el concepto de Oslo?

5. Según esta entrevista, ¿cuál es la relación que Tino tiene con la moda?