#SangredeMetal

Jay Jay French y Dee Snider, guitarrista fundador y cantante de Twisted Sister, respectivamente, arremetieron vía twitter en contra de un político australiano que decidió usar la melodía vocal del clásico “We’re Not Gonna Take It”, para promover su candidatura.

El personaje en cuestión es un magnate minero llamado Clive Palmer. En el pasado fue Presidente Municipal de Fairfax y era fundador del partido Palmer United. Mismo que ahora se llama United Australia. El problema se suscitó porque contrató a un cantante para hacer un comercial proselitista en el cual se canta la melodía del clásico ochentero de Twisted Sister, pero con otra letra.

Al saberlo Jay Jay French, miembro fundador y guitarrista de Twisted Sister, fue el primero en levantar la voz. Escribió un tuit que decía que la banda no estaba apoyando al político, que jamás habían escuchado hablar de él y que nunca fueron consultados sobre la posibilidad de usar una versión con otra letra de la canción en cuestión. Aclaró además que no reciben regalías por el uso del tema en ese comercial y que estaban viendo la manera de detener esa situación.

Por su parte, Dee Snider tuiteó en un sentido bastante similar pero agregó que si no se detenía el uso no autorizado de la canción, él personalmente se haría cargo ya que estará de gira por Australia en un par de semanas.

Palmer le dijo al diario The Sydney Morning Herald que él tiene registradas las palabras usadas en la nueva versión de la canción y que, como extranjeros que son, los ex miembros de Twisted Sister no deberían opinar sobre la política australiana.

Esta no es la primera vez que “We’re Not Gonna Take It” se ha usado por algún político. El caso más reciente fue en la campaña presidencial de Donald Trump, aunque en ese caso, el equipo del magnate retiró el tema de sus rallys proselitistas en cuanto la banda exigió que así se hiciera.