Leona Vicario, Confinamiento y The Guadaloops

La última semana ha sido una de muchas preguntas alrededor de la Independencia y la celebración del Grito, incluso no me había dado cuenta que ya era septiembre con el pasar del tiempo en los días del confinamiento y las clases en línea. 

Hasta que la semana pasada alguien sacó a cuenta a Leona Vicario y me preguntó sobre su vida, su obra y porqué es importante. Sinceramente la Independencia de México, me saca siempre una sonrisa porque está relacionada con una palabra que me gusta mucho por todo lo que significa para mí así como a nuestra nación: Los Guadalupes o como yo a veces les digo The Guadaloops. 

Leona Vicario

Leona Vicario

Los Guadalupes son conocidos por haber sido una sociedad secreta. Esta agrupación contribuyó con su red de información, inteligencia y espionaje durante la cruenta Guerra y Lucha por la Independencia en nuestro país. Un poco parecido, guardando toda comparación, a la Red Subterránea que se desarrolló en Estados Unidos de América para ayudar en la lucha por la abolición de la esclavitud.

Quémalo – The Guadaloops ft. Simpson Ahuevo 

The Guada…¿quién?

The Guadaloops del siglo XIX, no eran Fermín Sánchez, Fernando González, Samy Mendoza, Bernando Pérez y Franco Genel mejor conocido como Tino el Pingüino, estaba formado por insurgentes sumamente organizados que se habían vuelto sigilosos durante los años de lucha. Muchas de las noticias y testimonios que se tienen de Los Guadalupes, se refieren a atropellos que los dejaron en exposición y por tanto dieron lugar a fracasos durante la Lucha por la Independencia

The Guadaloops

The Guadaloops banda de hip hop mexicano

A diferencia de The Guadaloops, en dónde sabemos precisamente quiénes son sus integrantes, Los Guadalupes o The Guadaloops del siglo XIX son más difíciles de referir, porque aún no estamos seguros de quiénes eran todos sus integrantes y todas las actividades que acostumbraron a desarrollar, de acuerdo con Virginia Guedea del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM y Wilbert H.Timmons

Sobre su origen hay algunos debates, algunos como Castillo Negrete dicen que fue fundado en 1808 y otros como Carlos María Bustamante creen que fue formado en 1812. Pero lo que sí es cierto es que se destacan por sus actividades de correspondencia “secreta” que fueron descubiertas más tarde por las autoridades. 

Estandar

Pieza del Museo Nacional de Historia de México

Muchas de estas cartas son recordadas cada año en septiembre porque estaban dirigidas a Matamoros, Morelos o Bustamante para darles a conocer información y muchas veces fueron entregadas por personas como Antonia Peña o Leona Vicario

Mariano Matamoros existente en Palacio Nacional pintado por José Obregón

La información estaba en clave y con firmas “secretas”, esto último me recuerda a la forma en que The Guadaloops ha escrito algunas de sus canciones. Es el caso de Hombre Caja, en donde Fermin y Franco, hablan del uso de jitanjáforas, composiciones que muchas veces no tienen significado y que su función puede radicar únicamente por su valor fonal pero que cobran sentido con un texto en conjunto. 

Hombre Caja – The Guadaloops 

El Ilustrador Americano

La información después dejó de ser enviada en cartas, y pasó a estar en un diario. Registraba todo lo que sucedía e incluía también testimonios de la insurgencia en otras regiones. Pero una de las funciones más importantes de Los Guadalupes fue la protección y cuidado de familiares de insurgentes que habían caído presos o asesinados. Los Guadalupes eran famosos no sólo por la secrecía que los caracterizó, sino por el daño, que algunos historiadores aseguran, generó al gobierno del Virrey en el siglo XIX. 

Una de las historias más famosas es por ejemplo la de Antonia Peña, Luisa de Orellana y Mariana Camila Ganancia esposas respectivamente del Doctor Manuel Díaz, Juan Bautista Raz y Guzmán y José Benito Guerra quienes lograron esconder una máquina de imprenta en una canasta en el piso de una carreta. Al ser detenidos por autoridades novohispanas las señoras, de manera muy calmada explicaron a dónde iban, una “feria de caridad” e incluso invitaron a los soldados a acompañarlas. Esto último las libró de sospechas y las dejó seguir su camino hacia Tizapán en donde todo fue empacado en huacales de fruta y contrabandeado en mulas a Tenango. Esto último permitió de manera posterior fundar El Ilustrador Americano en mayo de 1812, el diario del que hablaba en el párrafo anterior

Sentido

De la misma forma que la gente durante la Lucha por la Independencia se apropió de estos conflictos y aportó con un granito de arena con la Sociedad Secreta, The Guadaloops del siglo XXI, hablan de cómo muchas veces sus temas generan diálogo y por tanto comienzan a tener distintos dueños que seguirán compartiendo sus ideas mediante canciones.

Por último, curiosamente, al igual que en The Guadaloops existen algunos integrantes hábiles con “las letras” en la Sociedad Secreta de los Guadalupes del siglo XIX se encontraba un individuo de nombre Antonio Ruiz, sumamente hábil también con las letras, y que fue enviado un tiempo después de mandar la imprenta, entre muchos otros que probablemente nunca sabremos sus verdaderos nombres o identidad. 

Los Guadalupes del siglo XIX y del siglo XXI han tenido instrumentos poderosos para dar a conocer sus ideas y otorgar sentido a otros en sus contextos; la imprenta y la música.

Tal parece que cada vez que una agrupación usa este nombre, Guadalupe, cosas poderosas se pueden crear. 

Nunca es Tarde – The Guadaloops

Por ello 

(…)No duermas las alas, Recuerda que: Nunca debes perder la fe(…) 

pero sobre todo en estas fechas patrias

(…) si nos vamos a rifar, nos vamos todos en bola y si se vienen a pelear les pego en coros y en rolas (…) 

Este día del Grito, no vean el reloj y solo dense cuenta que nada queda sin solución, ya casi termina la niebla y volverá el sol.

Espero que sólo sea un confinamiento de niebla y el año próximo celebremos fuera, con sol. 

Abrazos.