Wacken Metal Battle es un concurso internacional de bandas de metal que nació en 2004. Desde ese momento, su intención ha sido la de darle a bandas de todo el mundo que por alguna razón no han logrado probar las mieles que escurren más allá del subterráneo rockero, una oportunidad de presentarse en el marco del festival más importante del mundo del rock duro, el Wacken Open Air.

México forma parte de la familia de países de la “Batalla” desde 2009, año en que los queretanos Split Heaven se convirtieron en la primera banda nacional en ganar el concurso en nuestro país y tocar en el festival. Desde entonces a la fecha se han llevado a cabo nueve ediciones. Este será el en que se celebre la décima edición. Ante lo significativo que resulta un décimo aniversario, se buscó la manera de ofrecer un extra, un punto que llevara la experiencia un paso más allá y fue así como surgió la idea de hacer la final dentro de algún festival masivo en México.

Esto tiene su antecedente en el hecho de que otros países que forman parte de Metal Battle, tales como China, Portugal, Reino Unido y la India, por ejemplo, hacen la final de sus competencias en otros grandes festivales como son Download, Barroselas o Bangalore Open Air, por ejemplo. Así, la organización en México tuvo frente a sí la oportunidad de asociarse con Domination, un festival joven, organizado por una empresa de gran trayectoria que es conocida por respetar a las bandas nacionales y que al final del día también podría beneficiarse de la alianza, sobre todo porque le ayudaría a establecer cierta personalidad como un festival que no solo acepta, sino que promueve y destaca lo nacional, lo cual ya estaba claro desde que se anunció que Cenotaph como un headliner que se presentará Waen alguno de los escenarios para esta segunda edición.

El anuncio causó en términos generales una sobrecogedora respuesta por parte de la comunidad metalera mexicana, pero también ha generado algunos mitos. Por ejemplo, es importante destacar que Domination es el anfitrión de la final de Metal Battle, que resulta ser auspiciada por Wacken. Es decir, Domination es una entidad independiente perteneciente en su estructura a Ocesa, mientras que Metal Battle México es una entidad independiente alineada a los criterios y dependiente de Wacken. Ambas entidades estuvieron de acuerdo en juntarse para esta ocasión, sin que eso signifique algún tipo de unión entre Ocesa e ICS (la empresa que organiza Wacken). Es decir, el primer mito a derrumbar es que esto signifique que eventualmente existirá algo como el concepto “meets”, que ha sido famoso en Europa con el Knotfest Meets Hellfest o en Estados Unidos con el Knotfest Meets Ozzfest. Ocesa seguirá su camino como la empresa líder de entretenimiento en vivo de América Latina, y Wacken seguirá el suyo como el festival más importante de metal en el mundo.

Lo que sí va a suceder es que, como cada año, una vez concluidas las eliminatorias de Metal Battle México que se llevarán a cabo los días 8, 15, 20, 22 y 29 de marzo en el legendario Gato Calavera, ocho bandas accederán a la gran final y de ahí, una se ganará el derecho a tocar en la final internacional, en el marco de Wacken Open Air. La diferencia con otros años es que ahora, los finalistas tocarán en el marco del Domination Fest, con toda la producción inherente a un festival al aire libre, con todo el apoyo logístico que un concierto de ese tamaño y una empresa como Ocesa pueden ofrecer, con una audiencia potencialmente más diversa y grande y con una estructura de difusión a niveles masivos.

Al final del día, de 30 bandas que serán las que participen en esta edición de Metal Battle, ocho podrán tocar en Domination y una de ellas, además, culminará su andar con la gran cereza en el pastel y el motivo fundamental del concurso en sí, que es presentarse en Wacken. La final será repartida entre los dos días del Domination (1 y 2 de mayo); tocarán cuatro bandas por día en horarios y escenario por definir y serán juzgadas por un grupo de aproximadamente 20 jueces que votarán para escoger al campeón mexicano del 2020. El formato para escoger al ganador será exactamente igual que en el festival alemán.

Otro gran mito es el que tiene que ver con una supuesta triangulación Ocesa-Live Nation-Wacken. Hace algunos meses se dio a conocer que el gigante estadounidense del entretenimiento había comprado el 51% de las acciones de Ocesa, y por alguna extraña razón, eso dio pie a la idea de que Live Nation tendría algún tipo de injerencia (positiva o negativa, según la fuente de cada comentario) en Metal Battle. Live Nation no es dueño ni socio de ICS ni mucho menos tiene algo que ver con Metal Battle México. La razón por la que el alemán es el festival más importante de metal en el mundo es porque tiene casi 30 años de trayectoria en la que se ha manejado bajo sus propios criterios. Como teoría de la conspiración, la triangulación suena interesante, pero en la realidad, es una idea falsa.

Así, la alianza entre Domination y Metal Battle es la culminación de un esfuerzo importante por llevar una parte de todo lo que implica la escena nacional, a un siguiente nivel. Si esta será la primera de muchas finales dentro del Domination o no, está por verse. Lo cierto es que ofrece una gran ventana para que “la otra escena”, la que por razones diversas no goza de gran difusión en medios masivos, sea vista. Para el público representará un extra porque el costo del boleto no aumenta ni cambia, pero podrá atestiguar en primera fila el proceso en el cual se escogerá a la décima banda mexicana que tocará en Wacken dentro de Metal Battle y para las bandas debería representar un motivador extra para ensayar con más ahínco y una oportunidad importante para medir su capacidad de enfrentarse a un público masivo, con una producción de primer mundo.