El próximo 27 de junio terminan las campañas electorales. A la vuelta de la esquina –el 1 de julio– están las elecciones.

Restan menos de 30 días en el show cómico, mágico, político, espiritual, amoroso (_________ sume aquí el adjetivo que quiera) del camino a las elecciones. Cualquier error, cualquier detalle o falta puede costar caro a los candidatos.

Es por eso que los cuatro acudieron al llamado del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Por eso ninguno se salió del papel de “político”. Ninguno se conmovió (o no se notó) con las declaraciones de los familiares afectados por la violencia.

El único que rompió el cuadro “amoroso” fue López Obrador que no permitió que Javier Sicilia le plantara un beso, con el argumento que eso roba cámara. ¿No que promueve el amor? No vaya a salir homofóbico don AMLOve.

Los candidatos darán pocas entrevistas y menos se saldrán del cuadrito para no regarla y perder lo poco o mucho avanzado.

Seguramente el segundo debate estará de hueva inmensa (salvo en las redes sociales donde hay pimienta para aventar al cielo) y los candidatos repetirán la fórmula del primero… eso sí, sin edecán voluptuosa.

Quadri seguirá desmarcándose de Elba Esther Gordillo, Andrés Manuel tratará de moderarse para no perder los estribos, Peña continuará en el papel de político “cumplidor” y Josefina… bueno, ella seguirá siendo Josefina… pobre.

El movimiento #YoSoy132 que surgió de la nada para darle una calentadita a la elección comienza a desvariar, aunque consiguieron  (por la presión natural) que el debate pase en los canales 2 y 13 de cobertura nacional.

La línea es muy delgada y están a nada de ser una masa amorfa que camina por las calles. Poco a poco, debido al crecimiento del mismo, se han sumado actores no deseados. Acarreados de partidos, que bien o mal, le quitan el sentido apartidista… el toque: “estamos hasta la madre”.

Si el movimiento no se afianza, poca diferencia podrá hacer ante un puntero presidencial que tiene la mesa puesta para regresar al gobierno las viejas prácticas que tanto afectan a la democracia…

Falta poco, muy poco, para definir el rumbo del país. Una nada para pensar bien a quién dar su voto. ¡Infórmense!

Si no están pidieron su gorra roja, una torta y 500 pesos por su participación de acarreados, los espero en Twitter: @RodolfoZapata