Tres años tuvieron que pasar para que llegara DRIFT Series 1, el nuevo álbum de Underworld. Una placa de casi seis horas en el que recopilaron los episodios que soltaron de forma gradual desde el principio de este año. Es a propósito de este disco y de su visita a nuestro país para tocar en el novel festival RadioBosque que platiqué con Karl Hyde.

TXT: Aldo Mejía

Efusivo, con buen ánimo en la voz, el músico inglés me cuenta que desde que Barbara Barbara, We Face a Shining Future (2016) vio la luz se dedicaron a hacer un extenso tour alrededor del mundo. Por supuesto, hicieron una parada en México para tocar en Ceremonia y fue ahí donde empezaron a surgir las primeras ideas de este nuevo capítulo en la trayectoria de Underworld.

“En cierta forma, ese fue el primer paso para lo que hoy pueden escuchar en DRIFT”, me dice Karl. “Por fortuna, incluso cuando estamos en la carretera podemos llevar una parte pequeña de nuestro estudio en nuestras computadoras y ahí vamos trazando algunos sonidos, cada uno por su parte. Luego llegamos al estudio y entonces sí, juntamos las piezas y comenzamos a imaginar un disco.”

Me dice Karl que él y Rick Smith prometieron crear algo nuevo cada día, desde cero. “En el caso de DRIFT, nos propusimos publicar algo cada semana del año y esto es muy importante para Underworld porque a veces un grupo puede hacer un disco completo y van a pasar meses antes de que pueda ser publicado y eso es muy frustrante”.

“El crear de forma constante permite también medir la respuesta de la gente, hacer ajustes con el siguiente lanzamiento. También nos permite reaccionar a lo que escuchamos y aplicar cosas nuevas en la próxima publicación. Fueron muchas las recompensas que recibimos en este tramo”, me explica con entusiasmo para rematar diciéndome que tienen mucho material inédito reservado.

El reto constante de crear: entrevista con Underworld

En DRIFT, nos encontramos con piezas largas, que exigen la atención de quien está escuchando. Inclusive hay un par de tracks que rebasan la media hora de duración y ningún desperdicio hay en ellas si eres asiduo del género. Es por ello por lo que le pregunto cómo saben cuando una canción está lista y terminaron con ella.

“Un buen amigo mío dice que una canción nunca está terminada, simplemente está lista. Con un proceso como el que elegimos, cuando el álbum sea publicado habrán cambiado porque Rick las volvió a mezclar o les cambió algo en la producción. Así que cuando las vuelvan a escuchar en un solo álbum, éstas habrán cambiado”, platica Karl, quien me dice que las canciones sufrirán una mutación más cuando sean interpretadas en directo. Aquí semeja estas canciones pues dice que éstas nunca dejan de evolucionar.

¿Platican a menudo de lo que pasó durante una presentación?, ¿cómo se retroalimentan?

Sí, hablamos todo el tiempo. A veces si no es en el backstage, lo hacemos en el estudio luego de un concierto. Sobre la forma en la que podemos hacer modificaciones para una siguiente ocasión en alguna canción en específico, también de la reacción del público o de aquello que sentimos. Es importante que evolucionemos con la rapidez que lo hacen nuestras canciones.

Por supuesto, cuando no están platicando, escuchan música, y Karl hace hincapié cuando dice todo el tiempo. Me platica que procuran ser receptivos a lo que les presentan sus hijos, sus amigos, son curiosos con lo que pasa en el mundo y hacen inmersiones en internet. “No sólo escuchamos música electrónica, el espectro de nuestro gusto también abarca el jazz y la música clásica, por ejemplo. Creo que DRIFT demuestra lo amplios que son nuestros gustos con los ritmos que exploramos.”

Semanas atrás, previo a su presentación en la primera edición de Sónar México, platiqué con el DJ y productor George FitzGerald, quien me dijo que durante sus sets suele leer a la gente de forma que esto influya en el desarrollo de su acto. Para Underworld, la audiencia es de suma importancia también.

“Desde el principio de la década de los noventa, aprendimos que el público juega un papel muy importante durante un concierto, ¿sabes?, porque nosotros no nos subimos aislados de quien está frente a nosotros y procuramos ser honestos. Necesitamos esa energía que proviene de los fans, es todo para nosotros”, dice divertido.

En años recientes, hemos visto a Underworld en los festivales Vive Latino y Ceremonia, esta vez será en RadioBosque, enclavado entre árboles y rodeados de instalaciones artísticas de las que emanan luz. “Siempre que alguien vaya a vernos, tiene que ser una experiencia en sí misma, es de gran importancia para nosotros que algo relevante suceda. Y sí pasa, nos sentimos realmente felices”, sentencia.

A pesar de todo lo que hemos platicado hasta este punto, del mucho empeño que ponen en sus canciones, Karl y Rick están involucrados desde hace dos años en un proyecto altruista. Con Manchester Street Poem, procuran contar las historias de gente que vive en la calle luego de perder sus hogares. La finalidad es darles una oportunidad de tomar de regreso sus vidas y cambiarlas. Si compran el álbum que hicieron para uno de los eventos de la fundación, las ganancias son destinadas a ayudarles.

De nuevo, con una candidez y sinceridad palpable en la voz, Karl termina nuestra charla añorando el clima de nuestra ciudad.

DRIFT Series 1 ya está disponible en todas las plataformas digitales.