Una vez en el ruedo, el cuarto disco de Burning Witches, The witch of the north, ha logrado muy buenas críticas y una serie de apariciones en las listas de control de ventas oficiales de varios países. 

TXT:: Luis Jasso

Heavy metal tradicional con algunos giros interesantes, el más visible: se trata de un quinteto compuesto por damas. Eso es lo que hay detrás de The witch of the north, cuyo sencillo más reciente, lanzado para coincidir con la salida del disco, es “We stand as one”: otra excelente muestra de los matices que ha logrado dominar la banda. “El heavy metal es nuestra manera de expresarnos, fuerte y rápido, así lo queremos, estamos juntas como una sola”, cantan en dicho tema; curiosamente el menos rápido del disco.

Burning Witches son cuatro chicas que han trabajado duro. No dependen de su aspecto físico sino de su capacidad para transmitir su manera de entender el heavy. Para este disco cambiaron de cantante, invitaron a Laura Guldemond y encontraron así su eslabón perdido. Ya habían mostrado una interesante capacidad para crear riffs que van de lo clásico y al grano a lo complejo y poderoso: todo acompañado de solos armonizados. Ahora tienen una líder con una voz más bien rasposa que encaja perfecto en el concepto de las seguidoras de Freya, la bruja del norte. 

Además de que empezaron el mes como portada de la lista de reproducción de Heavy Metal en Spotify, las Burning Witches alcanzaron el sexto lugar en el Top 100 de ventas en Suiza, el 16 en Alemania, el cuatro en la lista Rock y Metal del Reino Unido, el ocho en el Current Hard Rock Albums de Billboard y el 35 en el Top 100 de Escocia