En 2011 inicia la carrera en conjunto de Josu, Lore, Cris y Lander, desde Mungia en Bizkaia, inmediatamente, como Belako, llamaron la atención con el poder de sus shows y las influencias oscuras traducidas en post punk.

Los primeros días de julio Belako estrenó su cuarto álbum titulado Truth, una canción de 7 canciones, con las complicaciones de estrenar música en tiempos de coronavirus, platiqué con Cristina Lizarraga, vocalista y tecladista de la banda:

 

 

-Siendo españoles, que en su país es muy dominante y marcada la lengua, cómo decidieron hacer canciones en inglés? 

Nos salió de forma natural, porque la mayoría de la música que nos inspira es en inglés, aun así hemos hecho algunos temas en euskera que es nuestra lengua materna, y que tiene una sonoridad muy particular. En este último disco tenemos uno en francés.

 

-¿No se les hace una dicotomía el llamarse Belako, siendo vascos  y hacer canciones en inglés? 

No porque es la base del grupo, donde nace, donde crece y se sigue desarrollando a día de hoy y  ese punto de partida fue definitorio para nuestro sonido y nuestro contexto.

 

-¿De donde viene el título de Plastic Drama? 

Tiene doble sentido. El drama real, sociocultural, medioambiental que podemos observar desde la crítica, y el drama superficial y auto infundado desde la posición de privilegio de la que hacemos burla con la autocrítica.

-Entre discos del Render me Numb a Plastic Drama, ¿qué vivencias, experiencias y conocimiento les ha dejado el camino? 

En Render desatamos nuestra faceta más experimental, pero habiéndonos llevado a recorrer mundo dando conciertos, los temas que compusimos para este último disco son más orgánicos y directos.

 

-Pasaron por la crème de la crème de los sellos indies en España, estuvieron con Mushroom Pillow, Luego con el Sello del Primavera Sound, y ahora con una multi, ¿cómo fue esta evolución para ustedes? 

Desde el Hamen hemos mantenido nuestro sello como símbolo útil a coproducciones a la hora de sacar discos. De cada una de esas experiencias vas aprendiendo pero siempre mantenemos esa libertad artística, firmar con una multi puede proporcionarnos una mayor proyección internacional, al menos cuando las giras puedan volver a producirse con normalidad…

 

-¿Cuál es el hilo conductor de este disco? 

 El concepto que explica el título. Diferentes reflexiones que llevan a esa misma conclusión de que somos activistas de sofá.

 

-Si hablamos de conceptos ¿qué define al Belako de 2020?

 En la situación actual, Belako en 2020 es un tigre enjaulado.

 

-Me encanta el acomodo de canciones “Sirene” cierra a la perfección el primer acto, y el segundo desencadena a una “Marinela” que es perfecto, cómo fue construir esto para ustedes?

 Al no tener transiciones como en Render y haber compuesto los temas sin pensar en un orden específico, elaborarlo una vez grabados los temas fue un poco complicado, pero acabó resultando lógico hacerlo así. 

 

-¿A quién pueden nombrar de referencias musicales para este disco?

 Flaming Lips, The Raveonettes, Car Seat Headrest, 070 Shake, Empress Of, Vulk, The Voidz…

 

-¿En el periodo de encierro cuál fue tu pasatiempo favorito?

 Dibujar.

-Si pudieran curar una noche en la Sala Apolo o una de las Nits del Forum, ¿a qué bandas españolas invitarían para compartir?

 Verde Prato, Carrera, Blue Boredom…

-Han venido a México en diversas ocasiones ¿cuál es tu mejor recuerdo de mi país?

 En 2017 pudimos conocerlo más a fondo y tocamos en varios pueblos de Chiapas, pasamos unos días en un paraíso terrestre, Boca Del Cielo, y seguimos flipando cuando nos acordamos. Tocar en Tijuana y cruzar la frontera a pie fue también toda una experiencia. 

 

-¿Cómo creen que la sociedad va a cambiar luego de esta pandemia?

 Esperamos que dejemos de sentirnos inmunes a todo y tengamos más empatía por quienes viven en condiciones aún peores y de manera permanente, pero tememos que la humanidad tiene memoria a corto plazo.

 

Así que ahí tienes una opción de música fresca para estos tiempos inciertos en medio de una pandemia.