En 2014, la serie de internet Kids React to Technology publicó un video en YouTube donde a unos niños los dejaban a solas con un walkman y ellos obviamente no tenían ni la menor idea de qué se trataba ese artefacto mágico, plástico y misterioso. Pocos años después, el casete tomaba venganza y contraatacaba con lanzamientos en todo el mundo en medio de una suerte de revival abanderado por un formato que justamente sólo a través de un walkman (o un estéreo noventero) podría ser posible de escuchar. Sí, hoy los casetes son de nuevo, codiciosos objetos del deseo para muchos fans jóvenes de la música que quieren poseer físicamente las novedades de las bandas que admiran, y mirar más allá de las (aunque eficientes y necesarias) efímeras listas de reproducción en las plataformas digitales.

TXT:: Alejandro Mancilla

Pero si bien este segundo advenimiento del casete surgió en el mundo indie, esta avanzada a la que tanto artistas underground como consagrados se han sumado (es decir, que podemos encontrar a la venta cintas lo mismo de grupos punk locales que de The Weeknd o Lana del Rey) tiene su particular lógica: el casete es un objeto considerado cool, es más económico y sui géneris que el CD un tanto devaluado desde que los venden en 5 pesos en las compilaciones del Metro o desde que los regalaban de AOL y además, las cintas y las cajitas cuadradas de los estuches que los contienen lucen mucho mejor en un anaquel y son (quizás) tan vintage como los vinilos, pero mucho más baratos y fáciles de transportar. 

En México, hay varios sellos que han apostado por lanzamientos muy bien curados en tapes, uno de ellos es Amigos Records, un exquisito y joven label con sede en Ciudad Juárez, en cuyas filas coexisten proyectos como Fryturama, Perritos Genéricos, Plastic Lover, Ex Novios, Parque de Cometas, Películas Geniales y muchas otras bandas con propuestas sonoras que oscilan entre el indie-rock, el noise, el shoegaze y el synth-pop, además de que cada lanzamiento ofrece un concepto gráfico muy personal. Platicamos con Alex Nava,  uno de los fundadores de Amigos Records, quien pone a disposición de los lectores y estetas de la música, todas las coordenadas para llegar al sello y colmar nuestra adicción hacia los casetes de colores, diseños y sonidos diversos. 

¿Cómo comenzó la disquera?

La idea surgió en 2017, un amigo y yo solíamos tener una banda en Ciudad Juárez. El grupo se llamaba Dreamcast como la consola de videojuegos, pero no era un proyecto en serio. Entonces hubo un momento que entre ensayos y cervezas, comenzamos a platicar sobre producir casetes. Él tenía una casetera antigua de su papá y decidimos usarlas.

¿Qué marca era?

Es una Optimus SCT- 86, aún la tengo todavía. Justo en esa época, en Juárez comenzó a crecer la escena musical. Además, yo iba a muchos shows de El Paso, y todos esos grupos del gabacho vendían casetes. Entonces nos dimos cuenta de que había una nueva ola. Nos pusimos a investigar y vimos que el casete era el formato físico más económico de producir. Así comenzó todo, con una laptop viejísima y la grabadora vintage del papá de mi amigo.

¿Cómo comenzaron a firmar bandas?

El objetivo era hacer casetes de nuestro grupo, pero en ese inter, la banda no siguió. Y bueno, ya el proyecto no existía pero la idea del sello de casetes continuó, y comenzamos con bandas de Ciudad Juárez. Hoy, la mayoría del público está además en CDMX y Monterrey.

¿Qué grupos representan la esencia del sello?

Son muchos, todos tienen algo interesante. Los más representativos que recuerdo ahora son Películas Geniales de la CDMX. Ex Novios igual son muy buenos o Fryturama, el grupo de Antonio Tranquilino quien tocaba hace algunos años en Yokozuna.

¿Quo otros géneros maneja el sello?

Al principio todas las bandas iban enfocadas al sonido shoegaze y el dream-pop, pero actualmente hemos expandido horizontes y hay synth-pop, pop, rock alternativo.

Tiene años que no escuchaba esa etiqueta de rock alternativo

Es una palabra que se puede usar para no meterse en problemas, engloba muchas cosas. Se puede provocar una guerra mundial discutiendo sobre etiquetas y géneros musicales.

Obviamente a ti no te tocaron los casetes noventeros, ¿qué referencias tenías?

Pues básicamente fue por que mi casa mi papá tenía muchos casetes. Cuando nací no había ningún reproductor de cintas en casa, eso fue lo gracioso, estaban sólo como de adorno.

Hoy coexisten 4 formatos: el CD, el vinilo, el casete y el streaming (el mp3 ya está muerto)…¿qué magia tiene el casete?

Además de su portabilidad y que es el que más fácil puedes traer el la mano o la bolsa, es el más económico de los tres formatos. Además, de la nostalgia, cumple con la función de tener algo que te puedan firmar los artistas que admiras. 

Además si los acomodas en un librero se ven muy bien

Claro, además tienen una forma muy, digamos, bonita. Siento que luce más un casete que un CD, que un vinilo no, pero que un CD sí.

Tienen muchas bandas de fuera, pero, ¿consideras que el sello tiene identidad local, que suena a Ciudad Juárez? 

Sí, de hecho contamos con una banda local nueva llamada Zenith. El sello representa todo lo que me gusta, como quería que fuera mi sello. Quizás como Captured Tracks, la disquera de Nueva York que manejaba a Marc de Marco, Wild Nothing. Finalmente, creo que Amigos Records tiene su propia personalidad. 

¿Cómo es la curaduría?

Si recibimos muchas propuestas y la selección y la curaduría si bien continúa en base a gustos personales, tiene que ver con que la banda sea muy original, que yo no pueda etiquetarla, que no suene a tal o cual artista, que sea único.

¿Cómo es la relación con las tiendas que venden sus productos? ¿qué tal la venta on line?

Muy buena, sobre todo con La Roma Records, todos son muy buenas personas, nos han abierto las puertas increíblemente y siempre ha sido todo muy transparente, con los cortes y con el flujo de venta, que es mucho más que en línea. Ahora cambiamos de plataforma, mudamos la tienda en línea a Mi Tienda Nube y la web para adquirir merchandise y casetes es www.amigosrecords.mitiendanube.com y ahí se puede seleccionar incluso si deseas que tu paquete te llegue en el mismo día hasta las puertas de tu casa.

Además sé que están incursionando en publicar el casete de un podcast

Sí, por la contingencia está detenido todo, pero tenemos en puerta lanzar un podcast de Leyendas Legendarias, que es un programa de Ciudad Juárez que es un fenómeno, estuvieron nominados a los Spotify Awards y están en lo más venido en plataformas. Está bueno porque es un proyecto meramente juarense, y el lanzamiento será conmemorando su aniversario en abril, pero pues tendrá que esperar hasta que podamos ser libres de nuevo.

¿Cómo han sorteado esta crisis?

Nos afectó sobre todo con lanzamiento, porque los casetes los pedimos de Estados Unidos, recogemos el material en Texas y ahora todo está cerrado y no podemos conseguir casetes, así que estamos promoviendo lo que ya tenemos, haciendo publicidad y bueno, dándole promoción a nuestra agenda en línea, y si no podemos salir, tratando que nuestros casetes lleguen a la gente.

¿Tienes planes para el Record Store Day, que se traslado para junio?

Sí, sería el tercer año consecutivo que estemos ahí. Este año vamos a lanzar el volumen tres y un par de lanzamientos más; además, se unen más bandas, vienen proyectos nuevos por anunciar también. 

¿El feeling de escuchar un casete es diferente a otro formato?

El sonido que se escucha tiene un poco de esa estática que no estorba, un sonido agradable, análogo, a base de magnetismo. Así como a muchos nos gusta el sonido de una aguja sobre el disco, en una cinta tiene su encanto escuchar el roce de la cinta magnética en los cabezales.

¿Y la sensación de abrir un casete nuevo?

Sí, pura nostalgia, el tener un formato bonito y portátil. Muchos artistas se han unido a esta tendencia, por ejemplo Björk, que ha sacado toda su discografía en cinta.

Tener una canción en streaming es como tener una novia por internet, no la puedes tocar. En cambio, con un casete, además de escuchar la música, palpas algo físico

Claro, podremos tener toda la música que queramos en las plataformas digitales, pones el nombre y ya estás, pero no es algo que poseamos, es algo que sólo le das play y ya, y eso es lo bonito de tener un CD, un vinilo o un casete