Música

Aczino: genealogía de un tricampeón

/
269,786
aczino-rap-neza-red-bull-freestyle-mexico-tricampeon

Quizá lo más parecido a la atmósfera que envuelve al Palacio de los Deportes esta noche sea la de un partido de futbol o de béisbol. Con el estadio a reventar y los fanáticos entregados al frenesí de la victoria total. “¡Oeoeoeoe eeee, campeón, campeón!”, vitoreamos miles de gargantas mientras avanzamos a las salidas. ¿Veinte mil, dieciocho mil? ¿Cuántos somos? Un chingo. Los “¡Aczino, Aczino, Azcino!” emergen de pronto como gritos tribales entre la muchedumbre. La razón de este barullo no es para menos: Mauricio Hernández, mejor conocido como Aczino, acaba de hacer historia una vez más, al colgarse el tercer cinturón internacional de la competencia de freestyle Red Bull Batalla ​​Final Internacional 2022.

TXT:: Eduardo HG

Mau Hernández, nacido en 1991 y nativo de Ciudad Nezahualcóyotl, es el único hombre sobre la tierra que ha logrado tal hazaña. Ningún campeón internacional rebasa un título, mucho menos dos, desde 2005, cuando Red Bull apostó por el freestyle y organizó la primera Final Internacional Batalla de los Gallos de habla hispana en Puerto Rico, luego de seleccionar a los participantes de manera directa en algunos países, como México, y en pequeños torneos locales en otros.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 1

Nadie, desde aquella primera edición en la que el argentino Frescolate se llevó el trofeo en una reñida final contra Eric el Niño, pasando por la llegada a México como sede de la competencia internacional tres años después y donde se coronó el primer campeón mexicano: Hadrian. Ni mucho menos aquellos años posteriores de campeones como Noult, Dtoke, Invert, Arkano y Skone… No, nadie, hasta que Aczino lo consiguió en 2017 en su país, para repetir la hazaña en 2021 en Chile tirando por la borda el peso de la localía, misma que ya había superado a nivel país en la final de Colombia de 2012, al convertirse en el primer freestylero en llevarse una nacional fuera de su país. Nadie, sólo Mauricio Aczino Hernández.

Por eso se pasea entre nosotros el sentimiento de que algo insólito, inédito y maravilloso acaba de suceder allá dentro. Con el tricampeonato de Aczino en un Domo de Cobre a reventar la misma noche que Bad Bunny arrasa en el Estadio Azteca al sur de la ciudad. Y es que si uno lo piensa bien, es fascinante el nivel que alcanza el freestyle, esa disciplina que combina arte y deporte proveniente del hip hop, que hoy se corona como una de las principales industrias del entretenimiento global phygital, ese término del marketing que hace alusión a la mezcla de una experiencia física y digital. Lo es, básicamente porque mientras desalojamos el recinto otros miles aún están viendo la despedida del streaming en vivo desde algún dispositivo y millones más verán cada batalla en YouTube en los días, semanas y años subsecuentes.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 2

Sé que es extraño aún para muchos que un fenómeno como el freestyle congregue tanto y a tantos. Basta comenzar diciendo que Aczino es una leyenda moderna que vino a ocupar ese papel de héroe popular para millones de jóvenes como otrora lo hacían las leyendas del box, del futbol y algunos atletas nacionales. De ese tamaño es el mito. Y no deja de ser importante el hecho de que “un gordito prieto y bizco de Neza” represente mejor que cientos de artistas o deportistas nacionales en competencias globales. “Oeoeoeoe eeee, campeón, campeón”. Por eso es que el ambiente parece más al de un partido que al de una competencia de improvisación en rimas, con los beats del peruano DJ Dmandado tronando el equipo de sonido y cada oponente fracturando la diana de su adversario con dardos líricos.

“Sí se pudo cabrones, gracias”, dijo Aczino arriba del escenario, una semi pirámide precolombina y ciberpunk atestada de luces azules y rojas con una cúpula cuadrangular desde donde las cabezas rodaron durante casi cuatro horas. Luego de que los hosts Serko Fu y la colombiana Arci levantaran la mano de Mauricio en detrimento del otro finalista, el español Gazir. Sí se pudo cabrones, en una batalla final cerrada sin réplicas en la que los jueces Blazzt (Chile), Piezas (España), Marithea (Colombia), Klan (Argentina) y Stick (Perú) reconocieron la superioridad del “mejor maldito freestylero que se ha parido”.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 3

Pero hubo un momento de la historia en que el freestyle pertenecía a una comunidad muy específica de iniciados, inclusive dentro de la misma cultura del hip hop. En términos generales el concepto o espíritu de “batallar” o competir en la cultura fue heredado de las luchas reales a madrazos entre las pandillas neoyorquinas de los años setenta, que luego mutaron en la figura de los crews. Por ejemplo, la esencia misma del breaking —la parte dancística de esta cultura— fue y es la misma desde aquellos primeros días: dos entidades (crews) que se enfrentan una frente a la otra en una demostración de habilidades, estilo, delivery e improvisación, con beats, y votados por un grupo de jueces expertos.

Más o menos lo mismo ocurrió con los primeros raperos, quienes cultivaron el estilo libre y la improvisación dando un salto evolutivo al rap: de los MC´s que animaban las fiestas bajo la tutela de los DJ´s (los primeros verdaderos arquitectos) a los llamados MC´s más “líricos”, donde el foco radicaba en el contenido o fondo de las rimas. Al respecto, la histórica batalla de Busy Bee Starski contra Kool Moe Dee en Harlem en 1981 cimentó una nueva tendencia y sembró el paradigma de una nueva vena del hip hop que llegaría a su explosión comercial moderna hacia los grandes públicos dos décadas después, a principios de los dosmiles con Eminem y su peli autobiográfica, 8 Mile. Para entonces mucha agua había corrido.

Al respecto, autores como Shawn Setaro apuntan cómo el freestyle guardaba una acepción distinta a como la entendemos actualmente en los primeros años del hip hop. Esto a partir de una conversación con Paul Edwards, autor del libro How to Rap: The Art and Science of the Hip-Hop MC, en la que Big Daddy Kane o el mismo Kool Moe Dee recuerdan que el estilo libre se trataba de lo difícil que podías llegar con una rima escrita sin un tema en particular, como la historia sobre un chica, sobre tu barrio o la pobreza, etcétera, sin otro propósito real que mostrar la destreza lírica del autor.

Esto cambiaría en la costa oeste angelina en los noventa con el grupo Freestyle Fellowship, integrado por Myka, Self Jupiter, Aceyalone y P.E.A.C.E. “Nunca escuché a nadie referirse al estilo libre como rap de improvisación hasta que mi equipo y yo lo hicimos y redefinimos el término”, dijo Myka en Complex. “Descubrí el estilo libre del skate cuando era niño, el del BMX, observando las competencias olímpicas. Dije, está bien, entonces eso es lo que es. Es más una expresión de forma libre de tu arte, es un estilo libre. Así que llamé al rap estilo libre y se puso de moda. Y luego comenzó a ponerse de moda también en la Costa Este”.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 5

Aczino es seleccionado por Blon en los emparejamientos. Una batalla de octavos que se antoja épica, con temáticas, 4×4 libre y objetos. Blon es un rival de altura. Antes conocido como “El campeón sin corona” luego de una década de participar en finales nacionales en su natal España, consiguió por fin la corona este año. Pero Blon no logra conectar todos sus ataques y el público pesa. Aczino atesta un cuchillazo letal al referirse a la valentía de elegirlo, pero comparándola con ese valor que lleva a los hombres al panteón.

Blon arremete con el recurso de los diez años que le costaron para estar en la inter, pero Mauricio, conocido también como el Maldito-rey-de-las-respuestas por tener un memoria de elefante, se la regresa con el simple hecho de que esa misma década él lleva sin perder, para agregar una sobre el público español: en su batalla contra Tirpa en 2021 en la liga internacional Freestyle Master Series (FMS), Aczino tiró la barra de “El hip hop me salvó”, que no fue celebrada por aquel público. Seis minutos después Blon está liquidado, lo que bien pudo ser una final o mínimo semifinal se resolvió sin mayor dilación. Mauricio luce seguro, menos agresivo que en otras internacionales, pero no por ello con menor capacidad de ataque; al contrario, provocarlo es como apagar el fuego con gasolina, el Diablo jamás se achica.

La siguiente batalla de cuartos contra el uruguayo Spektro parece fácil y lo es. Spektro inicia con un par de ataques sobre el uso de ghost riders para elaborar canciones, usa spanglish y tira una local sobre la “Batalla del siglo” entre el mexicano Hadrian y el cubano El B en 2011, pero es la barra sobre el Maracanazo la que lo sepulta, porque ese recurso fue usado por Aczino en la final internacional de 2018 contra Wos. Aczino contesta todo y remata rebautizándolo como El Espectrito, en franca alusión al mini luchador mexicano que perdió la vida en 2016. En el siguiente round deja claro que los espectros son hijos del Diablo, así que le hacen lo que el viento a Juárez. Spektro reconoce su derrota ante el mejor del mundo.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 6

Existe un debate sobre qué tanto el freestyle se alejó del rap o de la cultura misma. Para una gran parte de un sector hiphopero más purista el free es una disciplina más cercana al entretenimiento digital propio de las nuevas generaciones, como jugar en línea o participar de los esports. Argumentan que se desconocen los códigos y la raíz de una cultura de conocimientos y anclaje profundos, en una suerte de sobreexposición propia de las plataformas y espectáculos de la “era de los contenidos” o de la llamada creator economy.

Sin embargo, en esa grumosa discusión Aczino es de los pocos freestylers que son respetados por ambos nichos. Y con un amplio reconocimiento popular fuera de estas falsas dicotomías.

Mauricio conectó a la street culture vía el grafiti y el skate. Fue precisamente en una tienda de patinetas donde vio por primera vez a dos tipos haciendo free y ahí comenzó a hacer improvisación en privado desde que estudiaba en la secundaria. Luego, por ahí de 2007 en el Colegio Bachilleres No. 12 de Neza, comenzó a participar en pequeñas sesiones callejeras de improvisación, muchas veces afuera de un concierto o festival de rap, en un bar, en la calle, en parques y donde se pudiera improvisar, con y sin micrófono; a capela o con beat. Ahora son míticos sus videos en YouTube de aquellas primeras batallas en las que ya exhibía una capacidad excepcional para improvisar rimas y vencer al contrario.

En aquellos entonces, con su grupo MC4, junto a Jack Adrenalina y Pala, Mau evolucionó año con año al tiempo que lo hizo la misma escena del free. Pionero y una de sus primeras figuras de talla internacional proveniente de México, Mau es el epítome del freestyle moderno, como lo llama el rapero gomezpalatino y “host de hosts de batallas Serko Fu. Pero en esa trayectoria extendió su dominio hacia los formatos escritos, la otra gran vertiente del arte de los enfrentamientos liricales, además de los llamados beefs o “tiraderas” del género. Asimismo, se enfocó en confeccionar discos o canciones propias de un rapero completo, con un amplio bagaje en la cultura hip hop.

A decir del mini documental Aczino: The GOAT, el también llamado Diablo de Neza se consolidó como el primer competidor global en dominar todas las facetas del freestyle contemporáneo: respuesta, coherencia, punchline, técnica, puesta en escena y flow. Sus batallas antiguas son estudiadas precisamente por eso. Mau era un adelantado a su tiempo al incorporar modelos y recursos de rima que ningún otro freestyler en español había soñado siquiera. Ejemplo de ello es que iba más allá de los clásicos modelos “pareados” de dos pares versos que riman entre sí, pero que generalmente no guardan relación entre sí más allá de la propia rima consonante (ejemplos: ileso con seso), originando un ripio.

Ante ello, Mauricio innovó en el uso hoy común de elaborar esquemas en los que todos los versos están relacionados entre sí, creando microhistorias más orgánicas y coherentes. “Rimar con múltiplos”, llama a esta técnica Aczino, donde cada idea surge a raíz de la misma rima, por lo general asonante, es decir mucho más compleja. Desde luego que, por más simple que parezca desde afuera, para lograrlo se requiere un conocimiento enciclopédico de cultura general, amplio vocabulario y una destreza mental inédita o fuera de serie. Ésta incluso se ha estudiado a nivel científico, cuando Mau se sometió a un estudio neuronal para explicar el funcionamiento del cerebro humano cuando alguien improvisa.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 7

Como en la lucha libre o en un concierto masivo, el público se entrega a Aczino y lo celebra todo en el Palacio de los Deportes. Este tema, el del público, es una discusión abierta en el universo del freestyle, ya que la localía puede ser un factor decisivo en una competencia así, al determinar la balanza en favor de los batalleros de casa. El punto de inflexión al respecto fue la internacional de Red Bull en Perú en 2016, donde el público aventó objetos al escenario, incluso a Aczino en su batalla contra el local Jota en octavos. En la final, disputada entre el español Skone y Jota, esto se agudizó e incluso fue el tópico que impregnó el contenido de la batalla misma, que finalmente ganó Skone.

Desde entonces, creadores de contenido en torno al freestyle como Tess La, del canal Eyou TV, analizaron el papel del “fan tóxico” en las batallas. Esta noche no es la excepción, aunque con una gran mayoría de asistentes del país, también resalta la presencia de grupos de fans de Colombia, España y Argentina, quienes celebran con sus banderas al aire. Pero más allá de esa polémica y el hate de llamados “niños rata”, me interesa la composición del público de batallas que llena el Palacio de los Deportes: una especie de encuentro intergeneracional entre los duros del hip hop, que van desde la generación X a los millennials, adeptos al free y sin tantos dogmas. Por otro lado se encuentran los centennials, con apenas edad para beber alcohol, y entre los que, me parece, se presenta una mayor diversidad social.  

Ejemplo de esto son los cuatro chicos que se sientan una fila delante de la mía: blancos clasemedieros que piden disculpas a los de atrás por alzar la mano y obstruir la visión. Beben Red Bull, o refrescos, incluso agua, parecen adivinar cada terminación de las líneas y emiten sus propios votos como los jueces con la mano hacia la derecha o izquierda, o bien cruzada si consideran que es una réplica. Representan una nueva generación de públicos, la cual, más allá de toda crítica, es la responsable en gran medida del aforo en este coliseo moderno donde nadie se lastima más allá de los proyectiles verbales arriba de la tarima; donde para este momento los otros mexicanos que clasificaron están fuera de la guerra: Yoiker y Skiper, este último eliminado por el argentino Mecha en octavos.

Es contra Mecha que Aczino va en la semifinal, pero en el interludio todos aprovechamos para recargar tragos, vaciar vejigas y comprar merch oficial del torneo. Una playera puede ir de los 500 a los 700 pesos, y además hay gorras, sudaderas y las clásicas bebidas energéticas de la marca austríaca que vende más deporte que bebidas con el clásico torito que “te da alas”. El alcance de Red Bull es bien conocido en la Fórmula 1, donde en 2021 fichó al mexicano Sergio “Checo” Pérez, pero también en el futbol y otros deportes extremos o “alternativos”, entre los que se encuentra el freestyle, el cual pasó a ocupar una de sus principales líneas de negocio. Por ejemplo, el canal oficial de Red Bull Batalla tiene seis punto cinco millones de suscripciones y su video más rankeado ostenta cincuenta millones de views, precisamente el de una batalla de Aczino.

En 2016, cuando era bicampeón nacional y un año antes de su primer trofeo internacional, platiqué con Aczino luego de su batalla estelar contra Gino en la liga de batallas escritas Secretos de Sócrates en el Nuevo Foro Hilvana de la Ciudad de México. La dinámica de esa liga tenía peculiaridades con respecto a otras como Spit o Liga 16, pues generalmente se trataba de dos rounds temáticos y uno libre. Aquella vez los dos temáticos fueron sobre “Vivir del arte” y la triada de “Morbo, aprendizaje y mensaje”.

En su primer round Aczino declamó un poema complejo en décima espinela sobre el arte de vivir, composición que consiste en una estrofa de diez versos de arte menor, generalmente octosílabos. Su rima es consonante y su estructura es “A-B-B-A-A-C-C-D-D-C”. Esto dejó perplejo a más de uno. Cuando bajó del escenario le pregunté por qué había hecho eso y hablamos un rato sobre sus ganas de explorar todas las posibilidades de la poesía, la improvisación, incluso más allá del canon del rap. Charlamos sobre más cosas, pero perdí la grabación. Además de que no me interesaba tener una entrevista básica de pregunta-respuesta, sino vivir el espíritu de aquel momento en el que la leyenda se estaba elevando ante las narices de todos.

Un año después, el 1 de diciembre de 2017, el video de una batalla sui generis fue publicado en los canales de Red Bull Batalla: Aczino, el beatboxer Grizzy y el también rapero Danger se enfrentaban al trío Amanecer Huasteco, fundado por mi primo, Godofredo Garay. El video ocurría en Agua Zarca, Querétaro, en la Sierra Gorda, el pueblo de mis padres y de muchos de mis familiares actualmente. El clip me pareció una experiencia alucinante.

Se trataba de un encuentro especial de dos tradiciones líricas, la del rap y la del huapango. El ejercicio se sumaba a la exploración que realizan raperos como el tijuanense Danger para convertir los eventos de batallas de freestyle o de rimas escritas en encuentros de vanguardias artísticas con la oralidad como eje combustible, con batallas entre raperos, soneros, huapangueros y trovadores, como el Gorrión Serrano, Vincent Velázquez y Gerardo Ayala. Unos días después el Trío Amanecer Huasteco abrió la Final Internacional en Ciudad de México, donde Aczino tendría su primer cinturón internacional frente al argentino Wos.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 8

Así que, cinco años después y luego de ser bicampeón internacional contra Skone en Chile en 2021, nos encontramos en la final internacional nuevamente en Ciudad de México. En este lustro, con el bajón de una pandemia de por medio, Aczino acumuló más hitos en su carrera. Desde firmar con una disquera major como Universal, mantenerse invicto en peleas uno a uno en México por una década e ir más allá de la barrera idiomática para hacer la primera batalla en inglés y español contra el ídolo del free en Estados Unidos, Dizaster. Y ganarle, a mi parecer.

Mauricio Hernández siguió acumulando copas, cinturones y primeros lugares. En este periodo ganó en gestas como la Double AA en Chile, la Freestyle Pepsi Competition en España, la Battle Music Festival en Chile, Ghetto Dreams League en México, God Level, Supremacía MC y el título nacional de FMS, donde sigue invicto. La lista sigue y puede consultarse completa googleando en internet. Basta agregar aquí que Mau cuenta con su propia colección de ropa en la marca Puma y se presenta recientemente bajo el formato Batalla de Campeones en grandes festivales y giras en México y Estados Unidos. Ah, sí: a finales de 2021 le pusieron una placa oficial en su natal Neza.

Por todo ello y más elementos inasibles que rebasan el poder de los datos duros para incrustarse en la psicología de un par de generaciones adeptas al freestyle, es que el Palacio de los Deportes parece levitar cada que su nombre aparece en las pantallas o es mencionado por los hosts, incluso por otros rivales en batallas en las que sólo es espectador. Aczino es el freestyler más nombrado por otros freestylers, como una especie de recurso común que se incorporó a las batallas luego de años en el juego y como un canon en el que todos coinciden.

Mecha es un caso aparte. Y quizá, junto al colombiano Carpediem, es quien ofrece una mejor participación en esta edición, inflada por el estruendo del sold out, pero quizá faltante de más carne en el asador de los enfrentamientos. Después de sacar a Skiper, el campeón nacional argentino arremete contra su paisano Wolf, el veterano que clasificó vía el Torneo de Plazas, en una batalla llena de referencias a la diferencia generacional, los papeles de ambos en las competencias God Level y FMS, respectivamente. La réplica parece justa y despierta y enciende la Mecha para llevarse la pelea y pasar a semifinales contra el Diablo de Neza.

Aczino versus Mecha significa: miles de mexicanos versus Mecha. El argentino se va contra el público. Éste lo abuchea, le grita y evita guardar el silencio en los rounds a capela, cayendo en el papel tóxico del que hablaba Tess La. Soy testigo, pero no ocurre en mi zona, donde se guarda más o menos la compostura, pero sí en otras más calientes en las que los filtros del mínimo respeto a los batalleros se fueron al garete. Aczino aprovecha esto al momento, calma a la gente, pero luego vuelve a Mecha para decirles que no los chingue. Los objetos del primer round caen uno a uno de regreso al baúl, entre pesas, tableros y canastas de basquetbol, y la batalla va al round del 8×8 libre y la sangre escurre por la pirámide.

Sin réplicas, la gran final está decidida: Gazir contra Aczino. Gazir, que eliminó a Teorema en octavos y a Carpediem en cuartos en la batalla más fuerte de la noche, con dos réplicas en las que el poderoso español salió avante, para luego tumbar al otro mexicano en semifinales: el guadalajarense Rapder, mejor conocido como la Bestia de Occidente.

La final se debate en cada línea de ataque y Gazir se gana el respeto del público a fuerza de su estilo agresivo. En 2021, a sólo dos años de su debut y con diecinueve de edad, el de Asturias se convirtió en el campeón nacional de Red Bull España y campeón de la FMS Internacional. El estilo de Gazir se define por su dominio en el arte de la respuesta, contestando todos los ataques; en ese sentido, la final internacional en Ciudad de México es entre dos maestros del ataque y el contraataque. Feroces, intempestivos, nueva escuela y vieja escuela. “México es mi cantón”, se atreve a lanzar un Gazir que se pone al tú por tú con Aczino. Que no se achica ante el Diablo, pero como bien se dice, más vale el Diablo por viejo… 

Porque Aczino aprovecha dos ataques que le lanza el asturiano: uno por la gira Batalla de Campeones que Aczino llevó a Estados Unidos en un all stars que incluye a los españoles Chuty y Skone, pero no a Gazir, quien no fue convocado, precisamente, y según la narrativa de la batalla final, porque no comprende el contexto migrante de latinos y mexicanos en Estados Unidos. El segundo disparo mortal es lanzado por Aczino a partir de una referencia de YouTube, donde circula un video recopilatorio de Gazir repitiendo rimas durante cuatro minutos; mientras que los de Aczino se cuentan por decenas, incluídos los que analizan su “rima divina”. Amén de las referencias en el tono del Mundial de Qatar que hace tanto Gazir como Mau, y de los ataques del español sobre una final a modo en favor de Mauricio.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 9

Así, en poco más de trece minutos de barras entre ambos, sin réplicas, Mauricio Aczino Hernández lo hace de nuevo: el mundo del freestyle tiene un tricampeón internacional, por primera vez. En su obra El arte de la guerra, Sun Tzu dijo que las victorias de los buenos guerreros no destacan por su inteligencia o su bravura, ni que las victorias que ganan en batalla son debidas a la suerte. Sus triunfos no son casualidades, se deben a haberse situado previamente en posición de poder ganar con seguridad, imponiéndose sobre los que ya han perdido de antemano. Algo parecido ocurre con Mauricio Hernández.

De camino a la estación del Metro Velódromo alguien pregunta a los vendedores de mercancía si tienen la playera de “Aczino Tricampeón”. Parece chiste, muchos reímos, pero en el fondo, y con un fenómeno como el de Mauricio, nunca se sabe. Quizá no fue la mejor final internacional, tanto por el nivel de competitividad como por el papel del público; pero haber estado ahí y vivir para contarlo puede que signifique algo en un mundo oscuro al que le faltan nuevos héroes, aunque éstos provengan de esa cosa llamada freestyle. Una ciencia moderna, espectáculo digital, deporte, arte, industria y depositario de las mejores narrativas modernas con la lírica como elemento de expresión popular del más alto nivel.

Sí se pudo, cabrones.

aczino rap neza red bull freestyle mexico tricampeon 10
Staff

Staff

21 años hablando de cultura pop nos respaldan. También hacemos Festival Marvin.

Auditorio BB