Música

The KVB: arquitectura que se escucha, poesía sonora de la desolación

/
249,877
The KVB: arquitectura que se escucha, poesía sonora de la desolación

Acierto, error y perseverancia; tres elementos insustituibles para poder crear arte -en cualquier disciplina. Y a ello hay que sumar -entre muchas otras cosas- un convencimiento -que raye en la terquedad- acerca de que la propuesta vale la pena; así lo han entendido Kat Day y Nicholas Wood, que como The KVB llegan ya a un sexto álbum al que titularon Unity.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Desde la apertura con “Sunrise over concrete” y el arte de portada ya hay evidencia de que les interesa repasar ciertas ideas en torno a la arquitectura, las formas y la materia. Luego ya nos enteramos que hay mucha influencia de Le Courbousier en todo el disco y que incluso el nombre vino de traducir del francés Unité a partir de una obra llamada Unité d´habitación, que pertenece a la corriente brutalista.

Como canción quedó el original “Unité” y fue colocada en el segundo sitio, como evidencia que lo suyo está en la Cold Wave, que bien puede ser la banda sonora de la expresión arquitectónica brutalista y su monumentalidad geométrica.

En el arte es muy necesario que exista una progresión o de lo contrario la propuesta no avanza, no se mueve; luego entonces, no era que la música de The KVB no tuviera puntos de interés, sino que le faltaba dar el paso definitivo en calidad. ¿Cuál era entonces una estrategia lógica y probada para lograrlo? Sobran las historias que nos remiten a la elección de un productor relevante.

Y con Unity (Invada Records, 2021) así ocurrió; a cargo de la producción y la mezcla colocaron a Andy Savours, quien ha colaborado con esos héroes de culto llamados My Bloody Valentine y con los excitantes noveles Black Country New Road -en el medio estarían, The Horrors). Con él a cargo era previsible una aventura sonora de alto rango y en “Unbound” se maximiza la buena decisión y un poco de shoegaze.

En sonido de The KVB persisten las buenas bases programadas y las líneas de sintetizador, pero ahora han puesto énfasis en la guitarra -muy fina, sutil- y las texturas que acompañan a la decena de piezas que conforman Unity.

La pareja cuenta que el proceso de composición arrancó en España, donde vieron cantidad de edificaciones de lujo que quedaron sin terminar, elefantes blancos de la arquitectura capitalista que les dieron mucho en qué pensar, de ahí que un par de cortes se llamen “Ideal Living” y Structural Index”.

Unity posee una fuerza de atracción que hace que queramos regresar a escucharlo repetidamente y ello ya es todo un triunfo en estos días de un alud de alternativas cayéndonos encima.

The KVB han querido unir su percepción de la electrónica con el concepto de distopia -que ronda también a la arquitectura-, es por ello que uno de sus temas más emblemáticos sea “World on Fire”, que es su propio acercamiento a un dream-pop más acelerado.

The KVB observa con atención al mundo, a sus construcciones, y les busca un sentido poético, pues se trata de una belleza desolada que nos recuerda de la inminente posibilidad del colapso como civilización.

También te puede interesar: Delta sleep o de cuando el math rock encuentra al pop

 

Juan Carlos Hidalgo

Juan Carlos Hidalgo

Embajador de Tuzolandia por el mundo. Su novela más reciente es 'Ya no más canciones de amor' (Ed. Gato Blanco). En Marvin, coordina las colecciones 'Rock para leer' y 'Tinta sonora'. Forma parte de la Red de Periodistas Musicales de Iberoamérica (REDPEM). Su libro más reciente se titula 'Una ópera egipcia', poemario a partir de un álbum de Los Planetas.

Auditorio BB