Con ustedes The Dead Daisies, un grupo formado por exmúsicos de Thin Lizzy, Mötley Crüe, Guns N’ Roses y Ozzy Osbourne, entre otros.

Un artículo de Arturo J. Flores

Pude platicar brevemente, vía telefónica, con el bajista Marco Mendoza y el chavorruco que soy, no lo puedo negar, se emocionó poquito. Sobre todo porque él prefirió charlar en español. The Dead Daisies ofrecerán un concierto en El Plaza Condesa el 21 de julio.

¿Dónde estás en este momento?

Marco Mendoza: Perdona el retraso en la llamada. Estamos en Holanda y tengo hecho un desastre el horario biológico.

Me gustaría iniciar preguntándote, ¿cómo surgió el tema “Mexico”, incluido en el disco Revolución?

Estaba platicando con Jon Stevens y Dizzy Reed de lo importante que es México para muchos de nosotros, que hemos tocado varias veces con algunas de las bandas a las que hemos pertenecido. De una u otra forma tenemos un lazo de amistad con México. La escribimos en una hora y media y ya la estábamos tocando, mano. Esta banda se mueve muy rápido.

Siguiendo con el tema mexicano, porque la canción habla precisamente de los estadounidenses que vienen aquí a vacacionar, ¿cuál es tu opinión acerca de Donald Trump?

Se mete en demasiados problemas por las cosas que dice. No tiene razón. La gente de México viene a Estados Unidos en busca de oportunidades, porque las hay. Yo voy muy seguido a México porque tengo familia allá pero también trabajo. Recién estuve tocando en un festival de jazz en Polanco. Mi hija se mudó para allá y mi hijo Marco tocaba con Jaguares. Y si hablo español es porque mi papá me lo inculcó, que estuviera siempre orgulloso de mi cultura y nunca la olvidara. Mi abuela no me habla en inglés y si no hablo español no tengo forma de comunicarme con ella. Me gusta mucho escuchar “La Bamba” (risas).

En la banda hay exintegrantes de Mötley Crüe (John Corabi), Ozzy Osbourne (Brian Tichy) o tú mismo, que formaste parte de Thin Lizzy. ¿Se sienten como se les ha presentado, como un súper grupo?

No del todo. Sólo somos viejos amigos que se metieron al estudio con ganas de tocar lo que llevan en la sangre, el rock de los 70 u 80. Cantamos para celebrar las cosas sencillas de la vida.

Y ya que lo mencionas, algunos de los títulos de sus canciones parecen un manifiesto rockero. Hablo de “Make some noise”, “American band” o “Yeah yeah yeah”.

Todos los que formamos parte de esta banda hemos recorrido un camino en la música. Obviamente traemos encima una historia poderosa, por lo que nuestras canciones tarde o temprano terminan reflejándolo. Son muchas horas de carretera, de giras, de sobrevivencia. Ser músico te demanda muchos sacrificios pero te puedo asegurar que cada uno de ellos ha valido la pena.

Te agradezco mucho esta conversación, Marco.

Y yo a ti, mano, seguro estarás en el show, ¿verdad?