Los últimos meses han sido agitados para la multifacética Sol Pereyra, quien fungió como telonera de la Orquesta Delio Valdez y sacó al mercado un EP que simboliza, con ritmos alegres, sampleos bailables, beats electrónicos y reggae nostálgico, los tiempos que estamos presenciando: Existo.

TXT:: Juan Nicolás Becerra

Foto:: Anabella Delhom

Hablemos de tu EP más reciente. ¿Qué encontramos ahí?

Existo es la segunda parte de Resisto (2019), con el que marqué un nuevo rumbo en mi música. Me atrae el mundo de los beats electrónicos mezclados con la música de raíz, el pop, el dancehall, los sonidos afro y latinos. Todo esto salió luego de girar junto a DJ Karim por Latinoamérica y Europa, tras ver y escuchar a artistas que me abrieron la cabeza. Encontré que todo lo que me gusta tiene un nombre: worldbeat, un estilo que habla de cruces y mezclas, que es un poco lo que siempre representó mi música, aunque yo incluyo beats electrónicos. David Baluteau es un productor y músico francés con quien me presentó Karim, y trabajar con él en Existo fue increíble; logramos canciones que te hacen bailar pero también te llevan por climas nostálgicos. Sobre la lírica, el encierro me puso introspectiva, un tanto existencialista.

Es que los temas de Existo surgieron en medio de la pandemia.

Algunos de ellos. “Fotos” habla de vivir y mostrarnos a través de las redes sociales, cosa que ahora se ve de manera exagerada; en “Me gusta” enumero cosas que me hacen bien, para no clavarme en la parte oscura; la propia “Existo” surge en plena experiencia pandémica. Me pasa a veces con las letras que, cuando las escribo desde un lugar conectado con la intuición, me puedo adelantar un poco en el tiempo. Debe ser la bruja que vive en alguna parte de mi interior.

¿Influye en tu música la lectura de crónica periodística?

Me gusta mucho leer, soy curiosa y leo de todo un poco. Tomé un taller de crónica con Leonardo Tarifeño y se me abrió un mundo. Quizás no esté consciente, pero de alguna manera en mis canciones puede haber un tinte de crónica, aunque no periodística. Relato la realidad, pero con un giro poético. Todo lo que consumo me inspira: la vida, las personas, lo cotidiano, el amor, lo que me duele, lo que me enoja, lo que entiendo y lo que no.

Háblanos de tu participación en el disco tributo a Soda Stereo.

Fue una hermosa invitación que me honra. Estoy junto a artistas que me gustan mucho y si bien en un principio me inhibía la propuesta porque sentía que Soda Stereo era muy grande y distante para mí, al final me gustó participar con una versión íntima y acústica.

Finalmente, ahora que vives en Buenos Aires, ¿cuáles garnachas extrañas más de México?

Tacos, todos. Tlacoyos. Quesadillas de hongos y de flor de calabaza. Y aunque no sean garnachas, extraño mucho las enchiladas de mole y el elote con queso, mayonesa y chile.