“Sujeta a los caprichos de su madre, ex reina de belleza, para cuando Marion cumplió 12 años, se habían mudado alrededor de 22 veces. Vivía en su cabeza fantaseando entre auriculares y maletas, en una constante búsqueda por pertenecer”. Un comunicado de prensa describe así la raíz del espíritu viajero, además de la importancia de la música en su vida, que domina a Marion Raw, quien hoy nos presenta un tema donde, sí, lleva a cabo un viaje más a su interior, con “Unfuckable”.

Marion Raw cuenta con una formación como cantautora y artista visual. En su obra, la identidad propia, la familia y “la búsqueda del amor en todos los lugares equivocados” han sido una constante, y “Unfuckable” lo confirma directamente. La recordamos en Love la Femme, por supuesto; aunque en su andar solitario tenemos presente su álbum debut, Deep cuts (donde entre sus composiciones hay espacio para homenajes a clásicos de Cher y Marco Antonio Solís).

Cual terapia grupal, entre café con piquete, abrazos comprensivos y lágrimas fugitivas, “Unfuckable” se deja escuchar con guitarras quebradizas y un bajo que puntea como si zurciera una herida de antaño que de pronto se abriera con la llegada de alguien que toca a la puerta de los sentimientos. Se trata de “un canto para los obsesivos, los adictos, los recuperados y los resilientes…”, y mirando el video correspondiente se va entendiendo a qué se refiere la autora cuando habla de adicción.

Un texto que acompaña el lanzamiento del sencillo apunta: “El videoclip es un retrato que expone las formas en que toda adicción surge por un hambre insaciable por conectar de cualquier manera. Capturando la experiencia de estar en la ansiosa anticipación del amor o todavía tambaleándose por el latigazo de la última crisis del mismo. Anestesiando para eventualmente para reiniciar el ciclo hacia el añoranza y la anticipación nuevamente”.

Aquí tienes “Unfuckable”: