Indonesia tiene su escena metalera, y no es para nada exótica. Como en cualquier parte del mundo, hay bandas de todos los subgéneros, pero su identidad recae de manera más notable en los sub géneros más extremos. En ese contexto se desarrolla Decayed Flesh, un cuarteto muy joven que toca Brutal Death Metal y que debutó discográficamente en junio pasado con Eternal Misery.

El disco está editado por el sello también indonesio Brutal Mind, dedicado justamente al Death y Brutal Death con una fuerte presencia de bandas locales, aunque también tienen entre sus filas a bandas de otros países asiáticos como Filipinas, Taiwan y Japón y algunos más reconocidos como semillero de bandas extremas como Estados Unidos, Holanda, Dinamarca e incluso Ecuador.

La banda no se complica mucho la vida y se va directo a lo extremo. No hay medias tintas ni toques melódicos o pasajes que se crucen con otros géneros: la inclemente tarola y el doble bombo apuntalan en todo momento el sonido clásico del Death, cantado con guturales y enmarcado por un muy buen trabajo en la guitarra, cuyos riffs son acompañados por el bajo para crear una barrera sónica pesada, cruda y bien presentada. El trío está conformado por Lukman Robi Andika en la batería, Anggit Rizky en bajo y voz y Wasis Setiawan en guitarra y voz. Es música con muy pocos solos así que su capacidad para transmitir emociones recae en una buena oferta de atmósferas creadas por medio de los riffs, que varían dentro de cada canción para mantener la frescura.

El disco consta de 40 minutos y la banda lo ofrece en su Bandcamp por 10 dólares más el costo por envío, sin embargo es una buena inversión y una excelente oportunidad de conseguir material de un país distinto al clásico circuito europeo-estadounidense. Aún no alcanza la categoría de altamente recomendable, pero vale mucho la pena.

LEE MÁS DE LO MEJOR DEL METAL AQUÍ