Que un proyecto consiga posicionarse en el acelerado mercado musical actual es un logro, pero que desarrolle una trayectoria de tres álbumes lo hace realmente especial. Michelle Zauner, la mente creativa detrás de Japanese Breakfast no sólo ha conseguido las dos cosas; además ha creado un estilo personal a través de una propuesta visual y musical. Una artista de peso para tiempos efímeros. Poco después de celebrar su cumpleaños, platicamos con ella acerca de Jubilee (Dead Oceans), su más reciente disco.

TXT:: Jacobo Vázquez

Hay gente que se siente muy feliz al cumplir años; otros se ponen un poco tristes, ¿cuál es tu caso?

Al principio no estaba muy emocionada, pero ese día grabé una sesión con mi banda y estábamos de muy buen ánimo. Así que celebramos. Estoy comenzando mis treintas y me siento muy contenta y orgullosa de lo que he logrado hasta la fecha.

¿Por qué decidiste titular tu nuevo disco Jubilee?

Tenía pensado llamarlo así desde el principio. Tanto el color amarillo como la palabra “jubilee” estaban muy presentes en mí, de alguna forma me estaban llamando. Mis otros dos  álbumes hablan sobre la tristeza y para éste pensé ir hacia otro extremo y referirme a la alegría. Me gusta que el título sea de una sola palabra y todo lo que transmite. Es como una liberación, el 2020 fue como haber estado en una prisión mental, había mucho dolor; quise escoger la alegría como una forma de liberación.

Leí que tenías la idea de que este disco sonara entre el Pretty hate machine, de Nine Inch Nails, y Homogenic, de Björk.

Es cierto. Es muy común que al principio de un proyecto aparezcan ciertas ideas, pero rápidamente te das cuenta de que no van a concretarse. Estuve pensando mucho en el tercer álbum de algunos artistas de carrera larga, el álbum que define una trayectoria; Homogenic tiene la ambición de una mujer en el momento más alto de su creatividad artística: mi objetivo con este disco.

Para muchos el primer álbum surge de manera natural, en el segundo hay mucha presión y con el tercero aparece la oportunidad de mostrar todo lo que eres capaz de hacer.

Es exactamente como me siento. Mi primer disco fue como un accidente feliz y en el segundo apareció la presión. En este tercer trabajo quiero transmitir la confianza que he alcanzado durante los años que llevo de carrera.

¿El sencillo “Be sweet” está inspirado en una experiencia personal?

“Be sweet” la escribí en 2018. Estuve en Los Ángeles como 10 días en unas sesiones de composición, mi editora me juntó con Jack Tatum, de Wild Nothing, para escribir canciones, y nos enfocamos en hacer algo muy pop. Jack es un productor increíble y fue una colaboración muy interesante; tiene un entendimiento muy profundo sobre el tono de las canciones, algo que le admiro. Fue muy educativo para mí verlo trabajar. La letra habla de ser ignorado por tu pareja, que era como me sentía en ese momento. Construí un personaje, en este caso un mujer pícara y desenfadada muy diferente a mí, con más confianza. Tal vez me inspiré en divas ochenteras como Madonna o Janet Jackson: sexys, con determinación.

El video me pareció muy divertido.

De hecho, teníamos una idea totalmente diferente, pero debido a la pandemia tuvimos que buscar otra opción, algo con muy poca gente. El director de mis videos y yo nos pusimos a ver un DVD con los videos de Spike Jonze y ahí nos encontramos con “Sabotage”, de los Beastie Boys. De ahí surgió la idea de hacer algo muy divertido, donde los personajes fueran un poco torpes pero al mismo tiempo se la estuvieran pasando muy bien. No queríamos ser policías, preferimos ser agentes, y dijimos: ¡claro, The X-Files!”. Aprovechamos que el coro de la canción dice “quiero creer”, una frase muy recurrente en la serie de televisión. Así que básicamente nos pusimos a ver algunos capítulos de los The X-Files para hacer nuestra propia historia de ciencia ficción.

¿Qué tal la experiencia de estar en el programa de Jimmy Fallon?

¡Genial! Queríamos grabar la presentación en una sola toma, para darle una vibra más de programa en vivo, y creo que lo conseguimos. Hubo una situación muy curiosa con uno de los integrantes de mi banda, cuando tocábamos en otro grupo se fue porque quería salir en el programa de Jimmy Fallon y nunca ocurrió; luego lo echaron de ese grupo y yo lo volví a contratar. Finalmente pudo cumplir su sueño. Fallon mostró la portada del disco un buen rato y contó la anécdota del integrante de mi grupo. Fue un gran momento.

La reacción de tus fans fue muy favorable, en las redes se mencionó que finalmente la escena underground aparecía en un programa de gran audiencia.

Tenemos una relación muy orgánica con nuestros fans, muchos de ellos me han visto tocar en lugares muy pequeños, sótanos y cosas así. Empezamos tocando para 10 personas pero poco a poco el número fue creciendo. El hecho de llegar a un programa así nos hace pensar que lo hicimos juntos. Estoy muy agradecida con nuestros fans.

Tu versión de “Head over heels”, de Tears For Fears, es muy buena, ¿por qué escogiste esa canción?

Tears For Fears me parecen muy adelantados a su tiempo, los arreglos de sus canciones son fantásticos. La letra de esa canción me parece original, me gusta cómo combina elementos que pueden resultar bizarros. El día de la grabación teníamos muchas ganas de ir a nadar, por eso no hicimos tantos arreglos, queríamos terminar rápido. Nos salió una versión muy desnuda y curiosamente a la gente le gustó mucho.

Nunca has tocado en México

No, y tengo muchas ganas de hacerlo. Conozco algunas partes porque de niña vacacioné allá. Quizá sea el próximo año. Ojalá esta entrevista sea una buena señal.