El pasado lunes 11 de Mayo en plena Jornada de Sana Distancia se celebró un aniversario luctuoso mas de Bob Marley, el seductor y rebelde Rasta que cautivó con su música y cadencia al siglo XX. Siempre con un discurso de paz, justicia y amor al prójimo, su legado es popular y vigente. Este libro documenta cabalmente como Marley graba Exodus, su quinto álbum en plena madurez creativa, musical, filosófica y espiritual, que tuvo como resultado 10 piezas que hoy son un clásico del reggae mundial. Canciones de amor, de poder redentor por África y pasión romántica.

TXT:: Juan Nicolás Becerra

El libro da inicio con un texto de Chris Blackwell su productor desde Catch a Fire y fundador de Island Records, quien conmovedoramente narra cómo se conformó Exodus, lo que implico capitalizar la energía e inspiración que tenía Bob Marley en ese 1977: “Nuestra relación no sé fundaba en mucha plática ni de compadres. Nos comunicamos, diría, a través de la música. El lugar de describirle lo que pensaba, lo meditaba musicalmente y se lo interpretaba”. El resultado es maravilloso, un disco profundo que sigue sonando en el ayer y hoy; la Revista Time lo reconoció como Álbum del Siglo

La historia del Exodus surge de un atentado donde fueron heridos Bob Marley, su primer esposa Rita y Don Taylor, una horrible esfera de violencia imperaba en la pequeña isla caribeña de Jamaica por razones políticas y Bob decide irse a Londres, un escenario propicio para grabar después de un violento tiroteo. Su residencia en Inglaterra es muy cómoda, va a conciertos, conoce a músicos de la escena rock y del punk que estaba  en proliferación total, lo saludaban en los Pubs y reconocían en la calle; incluso arma cascaritas con otros músicos. Marley además de rasta siempre fue futbolista. De ese modo celebra la vida y se mete a los estudios y surge un disco inteligente, articulado con filosofía en contra de la injusticia y cargado de ritmos relajados.

Un disco grabado al oeste de Londres, en los estudios Island, cerca de una lavandería de la época de la Reina Victoria y en una iglesia adaptada en estudio en Notting Hill, cerca del mercado callejero de Portobello famoso por vender antigüedades donde los Wailers y las armoniosas I-Threes grabaron sus acordes acompañados de esa comunidad de hermanos y hermanas, Rastas, músicos, poetas, es decir el ghuetto bohemio entero se instaló en Inglaterra.

La grabación de este disco describe un relato de supervivencia y de reflexión constante para salir del conflicto de violencia que habían sufrido los Wailers en su Jamaica en llamas. El ingenio de Bob siempre cautivo y en esa época tomando como referencia la escena musical inglesa fundó la Punk Reggae Party, dado que The Sex Pistols, The Clash, Boy George y Chrissie Hynde bailaron reggae junto con los Rastas.

Se trata de un libro que describe la sesión de grabación, partidos de fútbol y que incluye fotos memorables. A partir de aquí hay una proyección mundial para Bob, giras exitosas y un regreso a Jamaica como el héroe que sanaría a la isla violenta con sus canciones.