TXT: Toño Quintanar

Antes de dirigir clásicos ultrataquilleros de alta manufactura –prueba de ello es la adaptación fílmica de Spider-Man con Tobey Mcguire-. Sam Raimi era un joven nervioso e improvisado quien, siempre armado con su cámara, estaba dispuesto a capturar las aristas más inquietantes del género fantástico. Prueba de ello es, Evil Dead (1981), obra maestra del gore y la serie B que deja en claro que la inventiva y el ingenio son todo lo que un director necesita para crear una obra inolvidable. A continuación, te ofrecemos diez datos acerca de esta genial cinta.

-La cinta fue filmada en un cabaña abandonada la cual tenía reputación de realmente estar embrujada.

-Los lentes de contacto blancos que eran utilizados durante las posesiones de los personajes eran notablemente dolorosos. Debían de removerse cada 15 minutos para evitar daños serios en los ojos.

-En cierta ocasión, al estar filmando en el bosque, el equipo se extravió casi por dos horas.

-En su autobiografía, Bruce Campbell define a este rodaje como una “comedia de errores y agonías”.

-Para crear los sonidos de amputaciones se utilizaron grabaciones de pollos siendo decapitados.

-Muchos de los fluidos corporales fueron creados con crema de elote y colorante rojo.

-Como era tradición en las cintas de terror de aquel entonces, Sam Raimi hizo estacionar ambulancias fuera de la sala durante la premier.

-La escena en la que Cheryl es violada por el bosque aún está vetada en múltiples países.

-Según las estrellas de la cinta, éste ha sido el rodaje más difícil de sus carreras. Misma situación que se debió en gran medida a las bajísimas temperaturas del bosque y al hecho de que Sam Raimi es un director sumamente exigente.

-Cuenta la leyenda que una de las primeras personas que vio la cinta fue Stephen King. Según la anécdota, al escritor le encantó la cinta y esto ayudó a que New Line Cinema se animara a comprarla.