Sol pegador, cuerpos quemados y oleadas de música fue el saldo del Pulso GNP en Queretaro

La espera terminó, el Pulso GNP se realizó y todo fue un éxito, el saldo: varios cuerpos quemados, muchas chelas calientes y todos -seguramente- revolcados en polvo.

Ya no recordaba el clima extremo de Querétaro, entre el sol pegador y el viento violento la gente entraba y -al principio- el festival parecía que no iba a llenarse.

Entre la correteada que nos daban entre un escenario y otro, la vibra que jamás se desplomó y como en un abrir y cerrar de ojos el festival no estaba lleno, estaba atascado.

Parecía una oleada de música que iba de un lado a otro, los primeros que vieron una cantidad abrumadora de gente fue Elsa y Elmar.

Aunque la gente estaba dividida entre escenario y escenario fue en la presentación de Alemán en dónde ya no se podía pasar.

De ahí nos fuimos a la zona Plus que aunque muy pequeña, se podía disfrutar sentado y con sombra sin la necesidad de esforzarse demasiado.

Fue ahí donde vimos a Jarabe de Palo, Zoé y Café Tacvba de corrido, siendo estos dos últimos junto con The Vaccines de las mejores presentaciones que arrojó el festival.

Un caso especial y extraordinario fue el que MGMT nos regaló, no solo por lo extraordinariamente bien que suena su nuevo disco en vivo sino porque la vibra de la gente estaba un poco apagada, no se si por el cansancio pero fue hasta que tocaron Time to Pretend cuando la gente iluminó el Viejo Aeropuerto de Queretaro con sus celulares.

El día finalizó con el Dj Set de The Horrors tocando las canciones de antaño de cualquier sitio en donde ponen música para la “chaviza” y más que eso para los valientes que se quedaron hasta el final a pesar de la larga jornada.