Por los territorios del ambient clásico el chill out es siempre un lugar limítrofe. Dentro del género los británicos han aportado inclinación trance a través del balearic.

Percusiones espirituales y tribales con arreglos hacía al cerebro en un punto intermedio entre la meditación y el baile, balearic puro.

El segundo trabajo del joven Remotif apunta directo a esa forma de entender la electrónica tan propia de raves y que más que innovar buscan la rola ascendente.

El disco lleno de optimismo se titula The Sound of Hope Played Backwards y está editado por el label Pleasent Life.