Zamak, banda mexicana autodenominada como “violent death metal” anunció una gira que por el momento es de cuatro fechas, por Japón, en Yokohama, Tokio, Nagoya y Osaka. La banda tiene casi un cuarto de siglo de existencia y 20 años de haber editado su primer demo. En ese tiempo han logrado establecer su marca dentro de la escena nacional, pero han viajado en diversas ocasiones a centro y Sudamérica. Esta será su primera visita a la tierra del sol naciente.

El nombre de Zamak viene de conjugar las letras de los metales Zinc, Aluminio, Manganeso, Antimonio y Cobre, tal como aparecen en la tabla periódica de los elementos. Su carrera ha sido sólida, aunque marcada por una permanente campaña de detractores, algo que por una parte muestra una esquina oscura de la escena nacional, el malinchismo y falta de apoyo, pero que al mismo tiempo ha motivado al cuarteto a mantenerse y hacer lo suyo, sin preocuparse demasiado por el qué dirán.

Actualmente, la banda se encuentra en etapa de preparación de lo que será su cuarto larga duración. Hasta la fecha, sus discos han sido “Crimson Chalice” (Demo), “Fortress”, “Empire. The Violence” y “Hate, Dominion, Revenge”. La gira japonesa llevará por nombre “Rise of the Ancient Demon’s Japan Tour” y será una muestra más de que el metal hecho en México tiene alcances internacionales y que su calidad se reconoce más allá de nuestras fronteras. Por lo pronto, Zamak tiene contempladas algunas fechas en México para llegar al lejano oriente lo mejor preparados que se pueda y enganchar al público oriental que, históricamente, ha tenido un especial gusto por el metal mexicano.

Zamak ha sido un ejemplo notable de lo que es el amor por la música. Han batallado contra movimientos que buscaron denostar y hasta acabar con la banda, contra campañas de troleo instigadas meramente por cuestión de gusto personal y contra la gran cascada de problemas que suelen enfrentar las bandas naciónales, y sin embargo no han abandonado el barco. Hoy es una banda que no se detiene mucho a pensar en el qué dirán, que toca por la razón correcta y básica, que ha sido siempre el amor por el rock extremo y que de alguna manera recoge los frutos de su dedicación. Muchos seguirán por ahí con la actitud de demeritar su capacidad musical, y ellos sonreirán desde los escenarios japoneses. De acuerdo con información de sus páginas oficiales, actualmente preparan material del que sería su cuarta larga duración.