En 1991, Metallica publicó su mega exitoso disco negro, y de él se desprendió un sencillo que los colocó en un lugar privilegiado dentro del mainstream. La canción se llama “Enter Sandman” y narra as pesadillas que el hombre de las arenas suscita entre los niños. Un año más tarde, el director y animador Paul Berry (1961 – 2001) lanzó una animación titulada  The Sandman, y debemos decir que el resultado es mucho más escalofriante que lo conseguido por Metallica. Nominado al Oscar por este trabajo de stop motion, Berry también trabajo como animador en The Nightmare Before Christmas  y hoy es considerado una referencia por su estilo particularmente aterrador.    

No more articles