Stryper, la banda que en los 80 se convirtió, probablemente sin proponérselo, en antagonista de Slayer, llegará por primera vez a México tras cerca de 37 años de carrera. Con una historia que incluye éxito y tragedia, acercamientos y alejamientos al concepto cristiano, con polémicas desde su fundación hasta los tiempos modernos, el hoy cuarteto se plantará en el escenario del Auditorio Blackberry para llenar la noche capitalina con hard rock y heavy metal enraizado en las enseñanzas de Jesús el Cristo.

El nombre es un acrónimo para salvación por medio de la redención, brindando paz, ánimo y rectitud (Salvation Through Redemption Yielding Peace, Encouragement and Righteousness), aunque también tiene que ver con un versículo del libro de Isaías que dice “y por su llaga fuimos curados”, que en inglés sería “by his stripes we are healed”.

Aún con todo esto, la comunidad cristiana no ha sido del todo amable con la banda. Si bien son respetados por unos, otros los trataron con la punta del pie, como el activista Jimmy Swaggart, un tele evangelizador que decía que el acto de Stryper de regalarle Biblias a sus fans en los conciertos era como tirarle perlas a los cerdos. Después, Swaggart fue presa de dos escándalos de prostitución y eventualmente desapreció de la luz pública porque perdió toda credibilidad. Ese personaje es el “Jimmy” de la canción Miracle Man, de Ozzy Osbourne.

Relacionados con el heavy metal en sus inicios, reconocidos como la primera banda de metal cristiano en alcanzar el estrellato y referidos en alguna ocasión por la Rolling Stone como una banda con poco punch pero que al menos era una buena alternativa al excesivo concepto de Slayer de tener sexo con cadáveres, el mayor reconocimiento que tuvieron fue una nominación al Grammy por su disco To hell with the Devil, sólo que la categoría era Mejor Presentación Gospel de un Dueto, Grupo o Coro.

Como dato curioso también, en los tiempos previos a llamarse Stryper, pasaron por su alineación tanto Doug Aldrich (Whitesnake y Dio) como CC DeVille (Poison). Con los años, su imagen también sufrió cambios radicales y pasaron de ser una banda con un criterio unificado en cuanto a su vestimenta a una que perfectamente encajaba en la estética del glam metal, con maquillaje y peinados muy cuidados, lo que ayudó enormemente a que se convirtieran en súper estrella de MTV. Pasaron después por la etapa de querer romper con esa idea y se fueron al lado contrario, comenzaron a usar cuero y escribieron un disco mucho más pesado que, si bien no vendió gran cosa, es hasta hoy el que los críticos más destacan. Incluso, en ese trabajo (Against the law) y finalmente se separaron.

Tras casi una década de ausencia regresaron y desde entonces han ofrecido varios discos, todos bastante sólidos aunque ya nunca recapturaron el momento que tuvieron en los 80. Lo destacable es que a pesar del grunge, del nu metal y de las tendencias, a pesar también de su ideología, aparentemente contraria a los valores estigmatizados del metal, se mantienen vigentes.

Su disco más reciente es God Damn Evil, es editado por el sello Frontiers y cuenta con dos video sencillos: Sorry y The Valley, mismos que dan fe de que una cosa es no estar en el mainstream, y otra muy diferente es perder relevancia.

Stryper tiene muchos fans en México y esta oportunidad de verlos por primera vez deberá ser recibida con júbilo y beneplácito, porque nunca se sabe si sucederá de nuevo.

Después de ellos ha habido más bandas de metal cristiano que han logrado diversos niveles de éxito, pero ellos llegaron a la palestra del rock duro cuando nadie más lo había intentado con Dios como bandera, y no sólo aguantaron agresiones verbales provenientes de todos los ángulos posibles sino que llegaron a la cima, lo cual, independientemente de que su concepto sea del gusto de uno o no, supone la necesidad de aplaudirlos.

Y si bien hoy el término leyenda se usa muy a la ligera, en Stryper se puede aplicar y si alguno se disgusta, probablemente convendría en al menos llamarle una banda de alto impacto en la época de los 80, la década que más se recuerda y referencia en torno al metal.