The Marvelous Mrs. Maisel es una serie que surgió desde 2017 pero que poco a poco ha ido entrado en el top de series favoritas de los últimos años. Sin spoilers te decimos que es una serie que se ambienta en los años 50 y va de como Midge o Mrs. Maisel se convierte en comediante después de que su marido la deja.

Además de una gran producción The Marvelous Mrs. Maisel es una serie genial porque sabe cómo hacer comedia, pero al mismo tiempo hablar de un tema crucial para la trama. La imagen de la mujer en los años 50 que no está muy lejos de ser la que actualmente se concibe, lamentablemente. Amas de casa educadas para serlo, sin independencia siempre a la sombra de un hombre.

Mrs. Maisel quien, capítulo a capítulo logra romper con todos estos paradigmas es el personaje que lleva bien puesta la bandera del empoderamiento. Sin embargo, todos los personajes están construidos para girar en torno a una constante lucha contra los paradigmas. Así como lo son su mamá, Rose Weissman; el papá, Abe Weissman y su compañera inseparable, Sussie.

A partir de las dos temporadas que son oro puro, aquí ocho lecciones de empoderamiento que hemos aprendido con The Marvelous Mrs. Maisel

Después de pasar por la traición y el desamor de su esposo, Mrs. Maisel descubre un talento que no sabía que tenía y que había estado velado por su pareja.

Después de haber pasado por un matrimonio, Midge se da cuenta que no sabe nada sobre estar sola porque nunca lo ha estado, pero cuando comienza a intentar las cosas por ella misma se vuelve súper poderosa.

Ganar tu propio dinero te hará independiente. Siempre. Cuando Mrs. Maisel se da cuenta que necesita trabajar descubre habilidades que no sabía que tenía.

Cuando estás con alguien y comparten el mismo sueño, no debes de opacar tu talento por la otra persona. Puedes ser mil veces más talentoso que tu pareja y está bien.

Elegir entre tu carrera y el amor de tu vida. Si alguien te pone en esa encrucijada, probablemente no se trate de una relación sana. Cuando Joel Maisel le pide dejar la comedia a Midge, es probablemente porque sabe que ella logrará el sueño que él nunca podrá realizar.

En la segunda temporada conocemos el pasado que jamás hubiéramos imaginado de Rose Weissman (mamá de Midge). Su familia la ha dejado de lado y ella viaja a Francia para reencontrarse con su vida adolescente, cuando tiene que regresar a Nueva York ella se da cuenta que si se queda no tiene nada que perder. Las mujeres pierden todo por su familia, cuando la familia crece, ellas ya dieron su vida por la familia y se quedan sin nada.

Sussie ¿el mejor personaje de la serie?, encarna a una mujer muy peculiar que va en contra de la imagen de mujer perfecta de los 50. En un mundo liderado por hombres, se enfrenta junto con Mrs. Maisel a una serie de discriminaciones; a pesar de esto, siempre logra hacerlo mejor que ellos.

En una de sus rutinas Mrs. Maisel habla de sus hijos y se pregunta si en verdad ella quería ser madre, también se burla de su poco instinto materno. En realidad en toda la serie se relaciona poco con ellos. Poco a poco dejamos atrás la idea de que la mujer tiene que ser madre por “nturaleza”. Aceptémoslo el instinto materno es algo que se aprende, que se crea, que se inculca.

Si no la estás viendo, estás muy a tiempo, seguramente se convierta en una serie muy hypeada para la tercera temporada. Además de mucho empoderamiento hay mucha comedia y un diseño de producción perfecto. Este años arrasó en los Emys, en Golden Globes, en TCA Award y muchos más. Sin duda, seguirá haciéndolo para 2019.