La animación de hoy, se titula Mound, y es muy especial. Me gustan este tipo de animaciones que remiten a otras disciplinas, en este caso a la danza y a la escultura. Unas bailarinas bastante fantasmagóricas y tétricas, hechas de plastilina que parece merengue o esas figurillas de porcelana súper finas, derritiéndose en algún universo que está muy profundo en la imaginación de Allison Schulnik.

El stop motion está logrado con gran dedicación, al nivel de los grandes, y aunque la música no me encanta, sin embargo creo que deja que los protagonistas; el movimiento y el color blanco, luzcan plenamente. Como organismos purulentos, como muertos vivientes, estas bailarinas absorben toda nuestra atención.
Allison Schulnik también es pintora, y esta animación se proyecta junto a sus esculturas y pinturas, te recomiendo mucho que veas también este material.

TXT::[@VictoriaKarmin]

No more articles