Lars Ulrich, baterista de Metallica, ha salido a defender el sonido muy difamado de su caja en el álbum St. Anger de 2003.

Via: Facebook Metallica

Fanáticos de la banda y bateristas han criticado constantemente el sonido ‘delgado’ y el ‘chasquido’ del tambor que se aprecia en el álbum, mismo que se grabó en una época en la que la banda estaba el borde de separarse.

Ahora, Lars Ulrich defendió -durante una entrevista en SiriusXM- el registro del sonido cuando se le cuestionó sobre si había ‘trampa divisiva’.

El baterista comentó:

Lo respaldo al 100% porque, en ese momento, esa era la verdad. Solo mi personalidad, siempre estoy mirando hacia el futuro, siempre pensando en lo siguiente […]

Escuché St. Anger. Eso es un golpe y medio, y hay mucha energía increíble y cruda, y es como ‘¡woah!’.

He sido abofeteado un poco. Pero la trampa, fue como un súper impulsivo, momentáneo…

Luego de esto, Lars Ulrich continuó con la explicación de cómo fue que nació todo:

James estaba tocando un riff en la sala control, y corrí hacia arriba. Yo estaba como ‘necesito poner un ritmo detrás de eso’.

Entré corriendo a la sala de rastreo, me senté y toqué un par de golpes sobre este riff para no perder la energía del momento, y olvidé encender la trampa.

Y luego lo volvimos a escuchar y yo dije ‘¡wow!’ Ese sonido se ajusta a ese riff, y sueña extrañamente genial. Después dejé la trampa para el resto de sesiones, más o menos.

Fue como ‘sí, eso es genial. Esto es diferente. Esto fastidiará a algunas personas. Eso suena como parte de la paliza o lo que sea.

El baterista concluyó:

Y luego se convierte en esta cosa enorme y debadita. Y a veces nos sentamos al margen y decimos ‘mierda, no lo vimos venir’ en términos del ‘problema’ en el que se convierte.

¿Tú qué opinas? ¿Te gusta cómo suena el St. Anger?

Foto de Portada Tomada del Facebook de Metallica