La banda chilena trabaja en su siguiente LP mientras gira por México.

TXT :: Sergio Benítez

Fármacos es el nombre del proyecto solista del chileno Diego Ridolfi, quien está a cargo de la voz y también de la composición de la mayoría de los temas. Cuenta con poco más de diez años de andanzas musicales y llama la atención por su sonido que se mueve en el folk con intensos chispazos electrónicos. 

Su carrera comienza de manera seria en 2011 con el lanzamiento de su primer EP Abril, que técnicamente sería el segundo, pero de acuerdo con Diego es aquí donde comienza la música con el sonido que actualmente posee Fármacos.

Con su primer larga duración, Los Días Mas Largos (2013) logra posicionarse dentro de la escena indie chilena y comienza a escucharse en buena parte de Latinoamérica.

Con Estados de Gracia (2016) da el paso hacia más presentaciones, Lollapallooza Chile, giras prolongadas por Chile y las visitas a México, Perú, Costa Rica y sesiones en Estados Unidos.

Ahora está presentando “Cuando Quieras”, adelanto del que será su nuevo material de estudio que aún está en gestación y que será compuesto y producido por Diego.

En estos momentos, Diego y su banda se encuentran por segunda ocasión en México, esta vez a la mitad de la que hasta ahora es su gira más extensa, pues serán tres semanas tocando diez shows por ciudades como CDMX, Toluca, Pachuca, Monterrey, Guadalajara y Puebla…

¿Cómo describirías la carrera de Fármacos a poco más de una década de estar haciendo música?

Ha sido una carrera lenta, pero muy orgánica, no tenemos a nadie que nos idolatre y nos adore. La gente muy de a poco ha ido llegando y el público se ha construido así, muy honesto. Sólo somos personas que quieren hacer música bajo cualquier condición o contexto y hacerlo por amor.

Si escucharas como público, un disco de Fármacos, ¿cómo describirías el sonido de la banda?

Si lo tuviera que clasificar en un estilo -cosa que no me gusta-, creo que es un proyecto de música alternativa; o sea, con una finalidad pop, pero mucho más duro y frontal. Es música muy intensa y de sentimiento donde cada canción es un viaje. Es pop con algo de rock y cosas de electrónica. Desde ahí lo definiría.

Te has referido a Fármacos como un proyecto y no como una banda, ¿a qué te refieres con esto?

Siempre me preguntan si Fármacos es una banda o un proyecto solista y para mi, claro, tiene mucho más de solista aunque los shows en vivo dependan 100% de todos los que nos paramos en el escenario. Y también para los discos: en Los Días Más Largos, hubo situaciones más colectivas, pero ya Estados de Gracia lo comienzo a hacer yo en mi estudio. Más que nada es porque soy el que lleva la energía del proyecto y Fármacos ha tenido muchos integrantes que han variado. Entonces hablar de una banda, bajo ese concepto, me resulta muy subjetivo.

Entonces es totalmente un proyecto solista…

Más que eso, es un proyecto más libre. Estoy con las ganas de hacer un disco donde pueda resolver las cosas con las bandas con la que toco o con otros músicos, porque cuando uno tiene una banda es casi como tener un matrimonio: se tienen que cumplir ciertas cosas, en cambio cuando hay un proyecto en que se tienen las cosas cosas claras, hay más libertad y se pueden abrir nuevos caminos y experimentar. Creo que en la música es muy importante tener libertad y no sentirse limitado; agradezco también que los que me acompañan lo entiendan así.

Desde hace mucho ha existido una relación de amor entre el público mexicano y la música chilena, ¿cómo lo has sentido tú?

Es la segunda vez que vengo a México y estoy aquí para probar suerte pero entre comillas, porque siento que es algo que se ha dado muy orgánicamente. Desde los comienzos de Fármacos no fue algo que buscara, pero la mayor parte del feedback que tengo es de México. Se siente muy emocionante saber que te escuchan tanto en un país que está tan lejos del tuyo, además del cariño y afecto que te encuentras aquí. Tendría que ser mexicano para saber lo que le ven a Chile, pero sí siento que desde hace quince años o más, los chilenos están haciendo música increíble.

¿Qué tan popular es la música mexicana en Chile?

El indie o el pop de ahora, no sé si llegue mucho a Chile. Nunca he entendido por qué; yo sí escucho mucha música mexicana y cada vez que vengo trato de aprender más de música de estos géneros. Si me remonto hacia Luis Miguel, José, José, las canciones rancheras y todo eso, es absolutamente popular en Chile, es de lo que más se consume; en cuanto a eso, la música mexicana ha sido importante en Chile.

¿Es México un mercado importante para los músicos chilenos o sólo un trampolín para llegar a otro lugar?

Está el caso de Mon Laferte que es el más icónico de “la chilena que se fue a México y tuvo gran éxito” y creo que hay mucho esa visión de que cualquier música chilena puede triunfar en México y yo no sé si es tan así. Hay música que yo no imagino que sea tan del gusto mexicano y hay otra que sí. Creo que la visión de Chile hacia acá es como que es el país de las oportunidades para los músicos que andamos en español. Yo vine a México por la industria que tienen, por la cantidad de público, por la apertura y el respeto a la cultura que tienen.