Las canciones que componen el último álbum de la canadiense Sarah Davachi pertenecen al género de lo experimental sin remisión alguna. Pero al tiempo cuidan del legado de emociones ancestrales rayando en la mística del medievo.

Antiphonals está interpretado por la artista con un mellotron además de teclado Korg CX-3, violines, arpas, guitarras… la fusión calmada del drone y lo orgánico para conformar un disco entre lo clásico, el ambient y la pura inmersión en la mente.

Davachi lleva desde el 2013 editando discos, debutó con The Untuning of the SkyDesde entonces han sido 19 referencias entre álbumes y EPs.