Txt: Aldo Mejía

Sólo cuatro artistas van a representar al hip hop en el vigésimo aniversario del Festival Vive Latino. Tino el Pingüino es uno de ellos con el extra, además, de ser el único exponente del rap hecho en Ciudad de México incluido en el cartel. Es por ello por lo que platiqué con Franco Genel, quien se mostró emocionado con su inclusión en esta edición en particular.

Con cuatro discos de larga duración, dos epés, una maqueta y varios sencillos, Franco se ha hecho de una base de fans aguerrida que no sólo llenan los foros del ex DF en el que se presenta, sino que le siguen la pista en el interior del país. Sobre su evolución artística y personal, de su visión de esta ciudad, y de la inminente llegada de Oslo (2019), de todo eso, va nuestra charla.

Marvin: Me siento obligado a preguntar, ¿cómo te sientes de ver tu nombre en este cartel?

Tino el Pingüino: Te voy a ser muy sincero, yo tenía una grandísima ilusión de tocar en esta edición y para eso trabajamos. Estas cosas no suceden por accidente, estas cosas en verdad se consiguen por mérito y nosotros hemos sentido que el proyecto tiene un gran respaldo de todos. El proyecto se ha hecho de una reputación, ¿sabes?, porque tiene un camino recorrido: llevamos sacando música con ciertas cualidades y hemos recorrido el país desde hace varios años.

Esas cosas van cayendo en su lugar y este año somos el único proyecto de rap de Ciudad de México y uno de tres proyectos nacionales de ese género que va a tocar. Pues ¿cómo crees que me siento? Especialmente emocionado.

Desde hace dos años preparamos shows de forma distinta, digamos, a como lo han hecho nuestros contemporáneos. Tiene un gran protagonismo la producción y la iluminación; le vamos a sacar un provecho enorme al espacio, al escenario. Están por salir todavía unos lanzamientos importantes previos al Vive Latino. Luego viene la presentación del material completo, que será hasta la segunda mitad del año y no vamos a tocar más en deefe.

Eso habla un poquito de la importancia que tiene porque desde hace tiempo hemos disminuido la actividad en Ciudad de México. Y si vamos a tocar aquí un par de veces nada más este año, pues tenemos la responsabilidad de llenar esas circunstancias de virtudes y factores que lo hagan memorable.

Marvin: Poco se mencionó al hip hop en la conferencia de prensa del Vive Latino y de la historia del género dentro del festival, ¿qué opinas de esta situación en particular?

Tino el pingüno: Mira, me hubiera gustado que se mencionara algo porque ahí entramos nosotros, pero se entiende que la mayoría de la gente que está involucrada aquí, como medios, como bandas, tienen perfil rocanrolero, al igual que el festival. Que se haga énfasis en eso me parece lo más justo porque si ves en realidad el porcentaje de los festivales que se están haciendo en México no son tanto de ese corte. Mira que este es el festival que en tamaño y en catálogo de bandas es el más grande.

El hip hop, en este festival, a mí no me consta desde cuándo se incluyó. Nosotros tocamos en la edición del 2015 y pensaría que, como acto nacional, quitando a Control Machete y Cartel de Santa que lo hicieron antes, de esta escena del nuevo milenio, somos de los primeros.

Le comparto a Franco que, desde mi perspectiva, va a llegar en gran forma artística al festival. Entiende la alegoría y simula algunos golpes al aire mientras sonríe. A este planteamiento asegura que hacer música es un viaje. Para él, continúa, siempre lo ha sido porque empezó sin perspectivas profesionales de ningún tipo. Se describe como un adolescente que un día encontró el género, la cultura y se enamoró de ello hasta entregarle su tiempo libre, su corazón y concentración.

El proyecto sigue siendo independiente. Ha pasado por varios procesos al trabajar con gente diferente, pero siempre en un ambiente muy doméstico y familiar, con quienes tengo confianza y cariño; gente que ha confiado en mí también, y que me ha brindado su talento porque Tino siempre ha sido colaborativo en lo musical. Estoy a punto de cumplir 31 años y 14 haciendo música, y ha habido una evidente maduración en todos los rubros, yo he crecido y me interesa decir cierto tipo de cosas que no quería hace cinco años. Y menos hace diez.

Este oficio creativo es muy instintivo y siempre está muy cerca de mis procesos personales.

La verdad llevo una etapa de casi tres años en los que he hecho muchos cambios en mis hábitos, en lo que deposito mi energía, y eso se ha visto reflejado de manera positiva en la música porque se llena de más cualidades. Sin duda el proyecto hoy está más maduro, créeme que yo siento que tengo todo por hacer y estoy ansioso por hacer más música y que salga, pero por fortuna hay un camino recorrido.

Que mal que bien, con las malas decisiones, se han tomado otras muy buenas y nos tienen en una situación en la que hay un fan base cautivo y una estructura importante en el equipo de trabajo como en los canales de difusión que tenemos. Tengo toda la intención de hacer que esto funcione a mi favor y seguir haciendo más música que tenga un efecto en la gente que lo escucha, que es lo que me interesa realmente: crear algo que puedas hacer parte de tu vida.

Tino el Pingüino en el Festival Marvin 2018 | Foto de Facebook de Tino.

Marvin: Este cartel, con las funciones de cine, la comedia y la inclusión de la lucha libre, creo que también celebra a Ciudad de México. Tino el Pingüino sé que celebra mucho a la ciudad y sería un proyecto diferente de no haberse gestado aquí. ¿Cómo te sientes frente a los cambios inminentes que parecen venir, no tanto desde la política sino desde lo social?

Tino el Pingüino: He tratado de hacer música que tenga una repercusión; en mi caso, no de carácter social o multitudinario, sino que ofrece un regocijo o una confrontación personal. Pero cuando tienes a suficiente gente que le da importancia a la música como para hacerla parte de su vida, cuando la ves junta e interactuando en la ciudad, ahí ya estás generando una conversación.

Por más que no tenga ambiciones de movilizar, sin duda me siento parte de un imaginario ideológico y emocional que yo como mexicano, como capitalino trato de poner el ejemplo de cómo alguien con sus propios medios, la sensibilidad correcta y un chingo de trabajo puede, primero crear algo bonito y poderoso, y luego tener un impacto positivo, porque ese es el impacto que me gusta tener.

Mucho de lo de Tino es incitar al individualismo. Me importa incitar a que la gente le eche huevos.

Marvin: Ya pudiste probar la experiencia una primera vez hace cinco años, tus fans, ¿qué diferencias van a poder apreciar?

Tino el Pingüino: La primera diferencia a ese show va a ser a nivel producción. Tocamos entonces en la Carpa Gozadero y no llevábamos visuales, no había staff. Fue una cosa muy a la Viva-México, digo, estábamos acostumbrados a trabajar así, no es que lo hayamos descuidado. Estábamos tocando entre sesenta y setenta veces al año con Maiky Navajas, así que lo teníamos masticadísimo. Fue una gran presentación, con mucha energía y con mucho público.

También va a cambiar el catálogo. Yo creo que de ese show tocaremos dos canciones, Telemaquia de los corazones locos y Testarudo y al rescate, no creo que otra rola aparezca. Lo que lo hace diferente es la misma música que ha salido, ha tenido un recibimiento diferente y la gente va a ir a escuchar esa música. Súmale que nos hemos hecho de más experiencia en todos los aspectos y llegamos con más atributos para ofrecer una experiencia fuerte.

Además, güey, somos el único puto proyecto de rap del deefe y está cabrón cómo la gente le da otra connotación a cuando anunciamos, por ejemplo, Blackberry, que era una presentación importantísima para nosotros, pero el Vive significa algo más en el colectivo imaginario. Hay gente que viene desde hace dos décadas, participando de estas presentaciones fuera de serie, o sea ver a Gorillaz en el Foro Sol fue una locura. Ha sido parte de la crianza de quien sea que ha venido acá, hay una emoción cabrona alrededor del Vive y es algo que se va a ver y sentir el domingo 17.

Para cerrar la entrevista, le pido un poco de luz sobre los lanzamientos posteriores a Gif que seguirán el hilo a la próxima publicación de Oslo. Sin embargo, Franco comenta que anunció el álbum en abril de 2017 porque contaba con tener año y medio para terminarlo pues desde el inicio lo vislumbró como un proyecto extenso y ambicioso.

Creí que estaba avanzando a un ritmo, dice, pero no mames de repente se te cruza la vida. Hemos tenido un año demandante pues sacamos un ep con The Guadaloops y Diarquía (2018) con Tino. Además de que el tocar en vivo es una situación permanente para mí y la realidad es que no he terminado el disco, ¿sabes?

Todavía estoy haciendo canciones nuevas y es una cosa de que le he invertido tanto tiempo y energía a este proceso en particular que no lo quiero apresurar. No tengo una disquera y no tengo que rendirle cuentas a nadie así que trato, en la misma autonomía que gozo, de ser formal y protocolario con lo que anuncio.

Pero Oslo va más allá de cumplir con una fecha, sé que la gente lo espera, y eso me emociona muchísimo, pero el disco tiene que quedar de una manera y hasta que no esté listo, pues no va a ver la luz. Han sido dos años movidos para mí, incluyendo el ámbito personal, y tú crees que el disco va a ser de una forma y termina siendo otra. En este caso te puedo decir que el tiempo sólo lo va a hacer mejor.

Terminamos nuestra plática en un salón ruidoso lleno de medios, marcas y artistas. Nos abrazamos mientras nos deseamos suerte mutua y planeamos una siguiente charla. Una vez que salga Oslo.

Encore sugerido: