Delicado Sónico es uno de los grupos más sólidos —conceptual y creativamente hablando— de la escena indie mexicana. El grupo fundado por el músico y diseñador Arlo Guzmán —virtualmente el único sobreviviente de la primera alineación del grupo que en sus inicios apostaba por retomar el sonido de grupos españoles como Nosötrash— se ha reagrupado con nuevos bríos y varios EPs y discos después. Retoma el camino con nuevos integrantes y un sonido que no reniega de sus influencias, pero que agrega un poco más de rock —es un decir— a su sonido delicado pero filoso.  Con varios álbumes en su haber, destacan las incursiones de DS en los discos tributo a los mexicanos pioneros del post-punk Size, y la española Christina Rosenvinge (disco editado en Perú). 

TXT:: Alejandro Mancilla

En lo que el grupo edita un nuevo disco (suelen entregar sus trabajos en CD, casete y algunas ediciones limitadas en vinilo), Delicado Sónico, hoy integrado por el mismo Arlo (quien además es artífice de los lanzamientos del sello Molécula Records, donde artistas como Daniel Melero han lanzado sus álbumes) junto a nuevos integrantes como Jorge Sandoval (en la guitarra, aportando un poco de shoegaze), Ed Lara (en el bajo y en los diseños de portada del nuevo single), Soff Castilla (programación) y Vanessa Rangel (en la voz), ha lanzando un nuevo single de fantasía llamado “No, no, no”, tema ya disponible desde el pasado 12 de junio en todas las plataformas digitales. 

La canción es cuestión, recurre al noise y al synth pop por igual, es una oda a la nostalgia amorosa y un reproche a la vez al paso de los años, el fin de la infancia y a una juventud donde el romance se idealizaba y donde no queda otra que aceptar que el amor termina. La canción inicia con una guitarra poderosa, de inmediato pasa al relevo a los sintetizadores y la voz tan pop de la vocalista (que no deja de recordarnos al sonido de bandas españolas como L-kan).

Curiosamente, el grupo retoma el uso de cajas de ritmos y programaciones en este nuevo sencillo. Sin duda vale la pena escuchar si tienes los oídos ávidos de texturas pop llenas de detalles sonoros y líricas que aluden a un estilo de vida pop donde el desamor dicta el guión de la película de los corazones solitarios.