TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Si algo caracteriza al indie de la cepa más exquisita y auténtica es la pureza y honestidad con la que es creado; y los granadinos de Apartamentos acapulco se vuelcan con total convencimiento y amor en lo que hacen, y en su tercer álbum nos seducen con algunas canciones magníficas que renuevan nuestra total creencia en el milagro del arte.

Se trata del mejor disco de su carrera y han acertado al centro de la diana de la inspiración a través de ese guitarreo distorsionado que honra a la tradición shoegaze que ellos tanto aman; es una colección que alterna las narraciones de tono naturalista y cotidiano con otras historias en las que se da el regodeo amoroso… pero siempre se notan absolutamente sinceros y entregados.

No quiero demorar en la mención de que El año del Tigre (Primavera Labels) contiene una terna de 3 canciones en seguidilla de altísima calidad y emotividad; “No entiendo, ni quiero”, “Fuego amigo” y “Las cosas cambian” hacen evidente su aguerrida manera de guitarrear, la creatividad para insertar los sintetizadores y la impecable producción, que potencia las habilidades de cada miembro del cuarteto. ¡Y por si eso no fuera suficiente, le dieron un nivel adecuado a la voz; una falla casi sistemática del rock español!

 

 

Y pudiera convertirse en un poker matador si sumamos a “Vastida”, que también luce pletórica. Además, ninguna de ellas fue escogida como uno de los 3 sencillos de adelanto, lo que acrecienta la experiencia de un álbum que tiene en un altar a Sonic Youth, Pixies y Slowdive a partes iguales.

Conocí a dos de los Apartamentos Acapulco en una FIMPRO de Guadalajara y ya transmitían candor y afabilidad…. Eso mismo se plasma en El año del tigre, pero es un hecho que han crecido muchísimo como banda y como instrumentistas. De mi parte, siempre habré de vincularlos con sus coterráneos de Los planetas, pero ellos seguramente se sentirán más cerca de El mató a un policía motorizado -ambos les han brindado un apoyo muy merecido-.

Si consideramos que también “Ahora sé” se suma a lo mejor de una obra candente, ya tenemos un grupo de 5 piezas tremendas entre un lote de 11 y ello los llevará a impactar en varios países de Hispanoamérica; de hecho, será apoyado en Perú por el sello Anti-Rudo en Argentina por Laptra (Argentina), casa de El Mató, 107 Faunos y Las Ligas menores.

Es de esos discos que producen que se le repita una y otra vez, que va ganando enteros con cada escucha y que los pone como firmes candidatos a ser incluidos en los recuentos anuales de lo más memorable y logrado. Apartamentos Acapulcos tenían en claro lo que pretendían y lo han logrado con creces: “Porque no hay quien acalle el rumor shoegaze: no es un revival, es una banda sonora intergeneracional que sabe de sintetizadores, indie rock y viajes por el mundo”.