Arte

THC, El Potencial Psicoacústico en La Piscina de Carlos Edelmiro

/
277,712
THC, El Potencial Psicoacústico en La Piscina de Carlos Edelmiro

La Piscina, Calumbos de Sonido Textual se mete a los chapuzones del THC y su potenciador psicoacústico.

TXT: CARLOS EDELMIRO

“En un espacio de una hora se viven varias vidas humanas”

El hachís – Baudelaire

Hace tiempo le platicaba a una amiga que la marihuana parecía ayudar a percibir mejor los sonidos, como si ecualizara la escucha — Suena como el típico argumento de pacheco — me dijo ella.

image

El psiquiatra Frederick Melges dice que al fumar marihuana el sujeto se vuelve menos capaz de integrar pasado / presente / futuro, y se concentra más en el instante, en el ahora.

¿Será por eso que el consumirla es un motor que dispara el disfrute de tocar y escuchar música?

En la revista LIFE de 1944 se leía “Con la marihuana el músico de swing asciende a nuevos picos de virtuosismo.” Con esto se decía que el lenguaje musical era expandido por el consumo de cannabis, como si al fumar se pudieran comprender nuevos universos sonoros. Sebastián Marincolo ha estudiado el potencial de mejora mental relacionado al cannabis y comenta que, mientras los consumidores sin experiencia pueden desorientarse, olvidándose del principio de una cadena de pensamiento o del marco original del discurso, los consumidores más experimentados sienten que su corriente de pensamiento está menos limitada, permitiendo que encuentren nuevas conexiones y patrones.

Todo esto me llevó a querer indagar si, fuera de las grandes obras musicales que ha dejado la mota, existían algunos estudios que visibilizaran el porqué de este fenómeno.

 ¿Cuáles son los efectos que tiene la mota en nuestra percepción auditiva?

Por unos instantes imagino a la ardilla, Hildegard von Bingen y Snoop Dog en un paisaje bucólico rolandose un blunt.

Imagen para otro texto, tal vez.

En 1974 Maria De Souza, Isac Karniol y Dora Ventura, afiliados al Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Sao Paulo hicieron un estudio llamado “Preferencias tonales en función de la frecuencia bajo los efectos de tetrahidrocannabinol”. El título lo dice todo, un estudio para observar si la sensibilidad auditiva cambiaba después de ingerir THC. Para esto, organizaron pequeños grupos a los cuales se les suministró 5, 10, 20 y 40 mg de THC y un grupo placebo.

La prueba era sencilla: Los sujetos de estudio tenían que escuchar diferentes tonos antes y después de ingerir THC. Después contestaban cuáles eran los tonos que les parecían más placenteros. La siguiente tabla muestra los resultados de las pruebas, la diferencia más clara es entre el Grupo A (Placebo) y el C (40mg THC). El grupo C presenta una caída fuerte alrededor de los 400 Hz y una subida entre los 60 Hz y 100 Hz.

image 1

Es significativa esta caída en 400 Hz, ya que está en un rango donde muchos instrumentos musicales se empastan, creando un efecto de enmascaramiento que comúnmente resulta en que la música suene “lodosa” o poco clara. Por otra parte la subida entre los 60 Hz y 100 Hz realza el boom o retumbar de los sonidos, podríamos decir que es un grupo de frecuencias que se sienten de alguna manera más táctil, que abrazan al cuerpo. Por último se determinó que el cambio más significativo fue la preferencia hacia frecuencias agudas, principalmente 5000 Hz después de haber fumado. 

image 2
image 3

Jörg Fachner hizo otro estudio al respecto: “Investigación electrofisiológica sobre la percepción musical bajo la influencia del cannabis y la función cerebral” en este estudio Fachner amplia mi pregunta.

¿Hay  investigaciones acerca de cambios al consumir cannabis en la percepción auditiva en relación a la duración, tono, volumen y timbre de un sonido ?

Esto es lo que encontró Fachner (con algunos apuntes míos):

Duración: Melges et al. (1970, 1971) explicaron los efectos inducidos por el cannabis en la percepción del tiempo como una aceleración del reloj interno experimentada como expansión del tiempo (ver Tarta 1971). La expansión del tiempo puede permitir una mayor comprensión del “espacio entre las notas” (Whiteley 1992). Los individuos (Becker 1953) perciben la estructura de los sonidos con mayor eficacia.

Volumen: Caldwell et al. (1969) informaron cambios en el umbral de intensidad. Globo et al. (1978) sugirió una expansión virtual de las medidas de audición como responsables de la experiencia de una mayor percepción de intensidad.

Tono: Martz (1972) investigó el umbral de frecuencia bajo los efectos del THC y concluyó (similar al estudio de De Souza et al) que nos volvemos más sensibles a los sonidos agudos, en particular de 6 KHz hacia arriba, como si el ecualizador de nuestros oídos hiciera un Hi shelf.

image 4

Para entenderlo mejor, Jörg Fachner resume: “Las altas frecuencias representan los armónicos de una determinada fuente de sonido, de esta manera podemos diferenciar cuando una nota se toca en una guitarra o en un piano. También estas frecuencias son las que proporcionan información sobre la ubicación espacial de los sonidos. Quizás el cannabis funcione como un potenciador psicoacústico, excitador o ecualizador”.

Aquí muestro un ejemplo, primero se escucha el original y después el mismo pero realizando todas las frecuencias a partir de 6 KHz.

Timbre: Thaler et al. (1973) y Fitzpatrick y Eviatar (1980) investigaron los índices de discernimiento del habla bajo los efectos de la cannabis y reportaron cambios significativos en diferentes niveles de sonido, incluso con sujetos con discapacidad auditiva. Los sujetos mostraron una mayor tasa de percepción del habla a 10 dB SL y 40 dB SL, incluso cuando los tonos estaban cubiertos de ruido. Rodin et al. (1970) reportaron un cambio en la estructura prosódica y un cambio a un patrón de tipo “cantar una canción”. Tart (1970:75) reportó que las personas entienden mejor las palabras de las canciones y la cualidad cambiante de la voz de sí mismos. Tal vez estos cambios en la percepción y estructura prosódica influenció cierto slang y el sonido personal del timbre de algunos jazzistas (Mezzrow 1946). El estudio de De Souza et al señala también un cambio en las preferencias de géneros musicales que indican una posible reestructuración en el reconocimiento de los armónicos de los sonidos.

Por último, el departamento de Psicología de la Universidad de California realizó la investigación   “Efectos de la marihuana en detección de señales auditivas”. Para el estudio se formaron un grupo placebo (al que se le dio de fumar alfalfa) y un segundo grupo al cual se le administraron distintas cantidades de THC dependiendo de su peso. Cada grupo fue expuesto a  2 ejercicios; En el primero se le pedía al sujeto que con atención concentrada se reconociera la presencia o ausencia de un tono específico en una rafaga de ruido. En el segundo, se le pedía al sujeto que repitiera 6 dígitos que se presentaban en simultaneidad con la rafaga de ruido. Los datos recaudados por este estudio concluyen que, debido a un cambio en la sensibilidad de discriminacion perceptiva, la marihuana disminuye significativamente la detección de señales auditivas en ambos tipos de atención, concentrada y desconcentrada. Sin embargo, esto no implica que la marihuana afecte necesariamente los mecanismos de transmisión; Esto se debe más a la atención o a la entrada de datos del procesamiento central. No hay evidencia que sugiera que los procesos sensoriales auditivos se ven afectados por marihuana. Esto quiere decir que  la mota afecta la percepción aural, no al aparato auditivo.

image 5
Ecualizador de sonrisa

Podemos concluir con estos tres estudios que al estar fumados, nuestros oídos se ecualizan diferente y vivenciamos la sonosfera de una manera distinta. De manera más precisa nuestro oído realza los agudos y los graves, muy similar a lo que llaman ecualización de sonrisa. En otras palabras estar fumados nos ayuda a percibir de manera más detallada la fuente y localización de los sonidos debido a la subida de agudos, a la vez que nos ayuda a sentir más profundidad en los sonidos por el aumento en graves. Otra alteración considerable aunque no concluyente fue la detección de un cambio en la sensación de volumen aparente (dB SL), algunos sujetos de estudio mencionaron sentir todos los sonidos más fuerte de lo habitual.

Para más información de placeres y riesgos del cannabis y otras sustancias que alteran la percepcion: https://energycontrol.org/sustancias/

Por último les dejo una lista de música que hace referencia a la mota..

A piscina1
Oscar G. Hernández

Oscar G. Hernández

Hurgando y exhibiendo la médula de la narrativa gráfica, venga de dónde venga, sigue creyendo que lo único que salva a este pinche mundo pandémico es la cultura y el arte; el amor qué. Entre otras cosas, escribe sobre dibujos que hablan y mucho más. oscarghx@marvin.com.mx

Relacionadas

Auditorio BB