TXT:: Juan Carlos Hidalgo

El pop electrónico puede resultar tan flexible que según la creatividad de los autores lo mismo acepta arreglos complejos e instrumentaciones abundantes que deslumbra recurriendo apenas a una mínima y precisa cantidad de recursos. No se necesita acumular capas y capas de sonido para obtener canciones que tengan la estructura necesaria para transmitir gran cantidad de emociones.

Amelia Meath y Nick Sanborn -la pareja sentimental y profesional que conformar Sylvan Esso– lo saben y recurrieron a dicha fórmula para confeccionar su tercer álbum, el muy colorido Free Love (Lom Vista, 2020). La decisión de trabajar únicamente entre ellos y con elementos electrónicos no se debió a la pandemia; ellos cuentan que prácticamente la decena de canciones que lo conforman estaban compuestas y bocetadas antes de la encerrona.

sylvan-esso-nuevo-disco-free-love-2020

Lo que querían era obtener una paleta distinta a la versión de banda completa con la que acababan de girar. Conformaron una versión casi de dream team con algunos de sus grandes amigos; en formato de octeto y con la presencia de Jenn Wasner de Wye Oak y miembros de otras bandas como Mountain Man (la antigua banda de Amelia), Hand Habits y Mandolin Orange ofrecieron conciertos memorables en lugares como el Beacon Theatre de Nueva York y el Ryman Auditorium de Nashville, ¡Bendita escena independiente!

sylvan-esso-nuevo-disco-free-love

Fueron registrando todo lo sucedido y finalmente lo presentaron como un disco y un documental (que puedes disfrutar al final de esta nota). La experiencia de With (Loma Vista, 2020) debió prolongarse este año, pero ya sabemos lo que ocurrió.

La pareja debió agazaparse en su casa de Durham, Carolina del Norte, y dar los toques finales a temas que reflejan a un mundo angustiado desde antes del virus, tal como Amelia lo contó a la prensa europea: “en lugar de sentir que estamos haciendo algo coyuntural, muy del momento, ocurre que ya escribimos habitualmente sobre el miedo y el sentimiento de aislamiento en general”.

sylvan-esso-nuevo-disco-free-love

La temática de Free Love contrasta por sus letras de frases cortas (cantada por una sedosa voz femenina) y ritmos quebrados que se acerca a la estética de lo que hacen Tune-Yards y Dirty Projectors, aunque el ala nostálgica de la crítica ha rastreado una influencia de Lali Puna y Dntel, es decir de la crema y nata de la indietrónica; el dueto cuenta que crecieron con esa música, que los inspiro a decidir dedicarse a esto; están orgullosos de asumir y procesar su legado.

Todo el contexto que rodea a Sylvan Esso es muy interesante, pero de nada serviría si las canciones no cumplen su cometido, pero -en sentido contrario- “Ferris Wheel” es contagiosa e inmediata; se trata de un tema veraniego, que se cuela en la piel y que posee una línea de sintetizador que nos hace sentir en medio de un tour exótico.

Ferris Wheel” no está sola; en “Rooftop dancing” se privilegia la parte vocal y esa fe en la sencillez para provocar emociones y para ello se agregan unas voces infantiles. Aunque todo el poderío de Free Love se despliega en “Train”, que esparce un ánimo fiestero y contiene una frase que resume esas noches de locura sobre la pista de baile: “Pop music make me go insane/ Four on the floor/ And the tracks keep changing”. Es divertida la nostalgia por aquellas noches de desenfreno total y que ya no son asequibles por ahora, ya sea por medidas impuestas o decisiones personales; asunto que el dúo llevó hasta su territorio: “Es un álbum sobre estar cada vez más aterrado del mundo que tienes alrededor y encerrarse en uno mismo para recordar las ocasiones en las que amar a otra gente parecía tan sencillo”.

Sylvan Esso transmiten a la perfección sus ideas y sentimientos; Free Love es un disco que nos recuerda que desde el interior de uno mismo se puede armar un carnaval cósmico… puedes inventar un baile freak mientras no dejas de llorar de ojos para adentro.

Sylvan Esso estrena vídeo musical dirigido por Moses Sumney para su nuevo sencillo “Frequency”

Fotos vía Instagram.