Sting cumple 66 años entre amenazas nucleares, una crisis ambiental y el fin del mundo

Gordon Matthew Thomas Sumner nació un 2 de octubre de 1951. Sting es uno de esos personajes sin los que sería imposible comprender el mundo del rock. Se dice que la madre del inglés solía ponerle jazz y música clásica desde muy temprana edad. Este acercamiento influyó de una manera enorme su desarrollo musical. Cuando Sting se separó de The Police, el mundo pudo escuchar con claridad este enorme bagaje musical.

The Dream of the Blue Turtles fue el primer disco solista de Sting. En este álbum, el compositor se adentró en la música modal y compuso varias de sus canciones más increíbles pero también más desconocidas.

Prueba de esto son el par de composiciones más obscuras del disco. “We Work the Black Seam” es un viaje de sonidos exóticos que amenizan un discurso acerca de la energía nuclear y una sociedad utópica. Por otra parte, “Russians” es una carta escrita a partir de un extracto de Lieutenant Kijé  de Prokofiev. En esta canción, Sting se dirige a los dirigentes Reagan y Krushchev.

El músico reclama que ellos se encargarán de destruir el mundo en una catástrofe nuclear. Han pasado más de 30 años desde ese discurso y el mundo sigue tan dañado como en ese entonces.

Otro año más en este caos. Feliz cumpleaños Sting.