Un sinnúmero de colaboraciones, sesiones, giras; además de nueve álbumes en solitario podrían resumir la longeva carrera del músico londinense Simon Phillips.

No cualquiera puede presumir una trayectoria musical de 50 años y mucho menos haber acompañado a músicos de alto nivel como The Who, Toto, Jeff beck, Judas Priest, Mick Jagger, Phil Manzanera, Brian Eno; entre tantos otros. Simon Phillips ha hecho esto y luego de medio centenario  continúa alargando su bagaje musical.

Simon Phillips, Entrevista Marvin

El baterista londinense impartió en México una clínica dirigida a los amantes de los tambores y fue el pretexto perfecto para platicar con él y conocer más de cómo se inició en el mundo de la música.

Te conocemos como baterista, pero sabemos que también tocas otros instrumentos.

Sí, sé tocar pequeños teclados, lo suficiente para hacerlo en el estudio. Me hubiera gustado haber aprendido a tocar más instrumentos, pero nunca tuve el tiempo. Tomé clases de piano a los cinco o seis años, pero mi oído estaba listo para escuchar armonías de jazz, porque en casa eso era lo que escuchaba en casa todo el tiempo, en realidad mi mundo nunca giró alrededor del rock.

¿Qué te hizo inclinarte de lleno por los tambores?

Siempre me mantuve tocando la pequeña batería que tenía. Al menos de esa manera podría tocar música moderna con gran armonía. Siempre me fascinaron las progresiones de acordes geniales.

¿Cómo describirías tu estilo como baterista?

Me resulta interesante este tema de los estilos musicales. Debo decir que no tengo sólo un estilo, sino que puedo tocar de muchas formas y la razón principal es porque crecí en el Reino Unido durante la década de los sesenta. Si escuchabas una estación de radio inglesa, encontrarás siempre una mezcla de diferentes géneros musicales; a diferencia de lo que sucede en Estados Unidos, donde había frecuencias que se especializaban sólo en ciertos estilos, por lo que entonces había menos oportunidad de estar sometidos a una variación de géneros.

¿Fue eso lo que entonces te orilló a estar en una búsqueda constante de nueva música?

Siendo un joven profesional en Londres a principios de los setenta, tuve que tener la capacidad de adaptarme a tocar diferentes estilos para hacer sesiones, así fue como comencé mi carrera. Solemos pensar sólo en términos de jazz, rock, reggae o fusión; sin embargo estás son sólo formas del estilo musical occidental, pero ¿qué pasa con la música de Europa del este o la e Asia? Hay tanta música que aprender de esos mundos. A mi me encanta aprender, tocar cosas nuevas y adaptarme a esos estilos.

Has tocado con un sinnúmero de músicos e incursionado en diferentes estilos musicales, ¿cómo ha sido toda esa experiencia?

Sí, he tenido la suerte de trabajar con muchísimos grandiosos artistas. Cada sesión en la que participé fue una experiencia de aprendizaje, especialmente cuando era muy joven.

¿Sigues en contacto con la mayoría de ellos?

De vez en cuando hablo con Steve Lukather y Joe Satriani, pero hace mucho no tengo contacto con tantos otros. Lamentablemente algunos de ellos han fallecido. Tenía una conexión cercana con Jack Bruce, debo decir que él me enseñó mucho.

Platícame un poco de Protocol IV, ¿cuál fue el concepto de este álbum?

Mi concepto para Protocol IV, fue esencialmente el que he manejado siempre, ya sabes: melodías fuertes, armonías interesantes, ritmos grandiosos y, por supuesto, un gran sonido. Para mí este es el álbum más fuerte a nivel composición, que he hecho hasta la fecha.

¿Actualmente tienes inclinación por un tipo de batería en particular?

Acostumbro usar el mismo modelo desde que inicié, una Tama Star Maple con un un hermoso acabado burgundy sparkle. Me encanta el sonido que tiene al tocarla y sobre todo como suena cuando grabo con ella. Es similar a mis otras baterías, pero tiene una calidad diferente.

Eres también un amante de las carreras, ¿aún le dedicas tiempo a esto? 

¡Tristemente no! Aunque lo echo de menos, el hecho de vivir en Los Ángeles, que no es exactamente la meca de las carreras de autos en el mundo. Es fácil llegar a un circuito de carreras en el Reino Unido o Europa.