Quizá la celebración de los 70 años de Charly García fue tan trascendente que nos mantuvo ocupados durante un buen rato en lo relacionado con conciertos y homenajes, pero la verdad es que la escena argentina se sigue moviendo en pos de un anhelado y necesario cambio generacional y Peces Raros quieren estar ahí como protagonistas, pero desde una perspectiva menos rock y más electrónica.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Desde la ciudad de La plata -que tiene una movida musical interesantísima e intensa- Lucio Consolo y Marco Viera nos entregan lo que ya es el cuarto disco de una trayectoria que comenzó en el 2014 con No Gracias, y siguió con Parte de un Mal Sueño (2016) y Anestesia (2018).

Ahora se volcaron sobre Dogma (Gonna Go! Discos 2021), 10 canciones que tienden hacia un pop electrónico que buscan incorporar algo de oscuridad, tensión y texturas sonoras; en “Infieles” -uno de los mejores temas- nos adentramos en los terrenos de The XX, dado que hay algo de misterios y un ritmo ralentizado -casi minimalista-.

Peces Raros al comienzo de “Cicuta” -que abre el álbum- nos remontan hacia el tipo de sintetizadores que usaban Eurythmics, para luego agregar un riff de guitarra que le da personalidad; “Cicuta” nos hace acordar del veneno con el que el filósofo Sócrates acabó con su vida -o al menos así lo cuenta la leyenda-.

Otra de las fortalezas de este Dogma es “Insuficiente”, ya que en el que aceleran el beat y nos introducen a la fuga nocturna y a la búsqueda de nuevas experiencias, ya que: “nunca es suficiente”. Peces Raros salen a la caza en este tema de una revelación, que cierto misterio se destape, mientras las secuencias sintetizadas se esparcen por doquier.

Se trata de un disco en el que principio a fin priva una atmosfera propia de una película de suspenso; hay una atrayente tensión en piezas como “Fabulaciones”, que evocan tanto a luces de neón como a sombras en la pared.

Argentina se manifiesta a través de Peces Raros y deja en claro que existen agrupaciones que están en la búsqueda de estéticas que emanen de ese sentido de lo contemporáneo… es tiempo de redirigir el sonido del sur del continente.

También te puede interesar: Delta Sleep o de cuando el math rock encuentra al rock