Luego de hablar con la Secretaría Federal de Cultura de México viajé vía Zoom a Galicia para hablar con Kin Martínez Silva, mejor conocido como Kin. Kin está relacionado directamente con la música en España ya que él es Presidente de la fundación ES MÚSICA, manager de Vetusta Morla, y director de Esmerarte Industrias Creativas.

Kin, me dio un vasto resumen sobre la actualidad de la música en España, las certezas e incertidumbres que les trajo la actual crisis y, sea de paso, intercambiamos algunos puntos de vista.

¿Cómo va la cosa con la música en España?

Todo esto ha sido como un meteorito que nos ha caído y que ha tocado toda la línea de flotación del sector. Lo peor que tiene esta crisis es la situación de incertidumbre en general cuando somos un sector que necesita mucho tiempo de planificación. Cuando nos digan que podemos volver a la actividad, recién ahí podremos empezar a diseñar, planificar, estudiar como está el mercado, el poder adquisitivo de la gente, los espacios, protocolos, la protección laboral relacionada a la salud y recién allí podremos promover conciertos y vender tickets. El reto será como acelerar los tiempos.

Tú eres en este momento el presidente de ES MÚSICA. Cuéntanos qué es y a que se dedica. ¿Les corresponde a ustedes apoyar a la gente que se ha quedado sin trabajo? 

ES MÚSICA es una federación que está conformada por 9 grandes asociaciones de la música de España que responden a distintos tipologías de actividad. Aquí están metidas las discográficas fonográficas multinacionales, UFI, editoriales, managers, promotores, salas de conciertos, SGAE y AIE. Entre todas estas asociaciones representamos a 111,000 socios. En su mayoría son pequeñas empresas, PYMES y la gran mayoría son autónomos. Trabajamos en España unas 300,000 personas en la música en el país, hemos sido la primera actividad en parar y probablemente seremos los últimos en regresar. Lo que necesitamos es un plan de rescate literal. Al margen de este plan de rescate hay que trabajar en un plan de recuperación a mediano plazo y una estrategia. La federación nació hace 3 años y venimos trabajando en 5 líneas fundamentales para la dignificación del sector. En España no existe una legislación laboral aplicable a este sector, por lo que estamos haciendo una clasificación profesional de los puestos de trabajo, la formación y creación de itinerarios formativos, adaptación desde el punto de vista tributario ya que muchos de los artistas y empresas tienen trabajos discontinuos. Habría que prorratear gastos e ingresos no sólo en un año sino que en varios, ya que si estás haciendo la primera edición de un festival son casi puros gastos, o si estás componiendo un disco, quizás no sales a tocar. También trabajamos en dos líneas fundamentales, que son el reconocimiento del sector estratégico desde el punto de vista industrial, ya que este sector cada vez que organiza un concierto o un festival, influye positivamente en otros sectores productivos: turismo, medios de comunicación, transporte y gastronomía. Y ya por último tenemos un plan de desarrollo de talento. Se trata de trabajar en normativas que protejan a nuestro talento, apoyo para introducirlo al mercado y líneas de internacionalización del talento.  También hay otras líneas como la igualdad en la industria musical y el rol de la mujer.

¿Tu dirías que España es un país muy machista en la música?

Voy a contestar con una opinión particular. Yo creo que esto hay que trabajarlo desde la base. No puede existir ningún tipo de diferencia. Debe haber igualdad de genero, raza, etc. Y esto que se dice en muchos escritos y queda muy bonito hay que empezar a plantearlo precisamente con la opinión, que en los grupos de trabajo haya más mujeres, y a partir de ahí vamos a adoptar una situación de normalidad. Debemos seguir trabajando esto. 

¿Crees el tema del coronavirus pueda cambiar el paradigma de ver shows en vivo? ¿Piensas que el show por streaming pueda llegar a reemplazar al concierto en directo en una sala?

Yo creo que no. Rotundamente no. La experiencia particular que yo tengo, y creo que es para todo el mundo, es que cuando vas a ir a un concierto te preparas para ello. Y también a nivel sensorial, de disfrute experimental, no tiene absolutamente nada que ver. Y luego hay una sobresaturación de contenidos online, donde no todos son de calidad, y donde esta proliferación nos deja parados como los titiriteros de la gente que está en su casa, y perdemos valor. 

¿Por qué crees que a la música le tomó tanto pensar en una industria cuando otras industrias están desarrolladas y organizadas hace tanto tiempo?

Bueno. Me alegra mucho que me hagas esa pregunta y te digo que además tiene una muy difícil explicación, a pesar de que la industria cultural mueve el 3% del PIB de España (y la música el 1.5 lo cual es muy importante). Te contaré una anécdota, de un señor que se retiró de este negocio…

Ya empezamos mal (risas).

No, se retiró de mayor, se jubiló. Yo le preguntaba a el sobre como empezó el negocio, y el señor un día me dijo: “Los que empezaron con todo esto eran los vendedores ambulantes de ganado y mercancías. Como ellos iban de pueblo en pueblo, veían a todas las orquestas y entonces podían saber cual era la mejor, y empezaron a recomendarlas a los políticos para cualquier evento o fiesta que iban a organizar. Un día alguien de una orquesta sacó unos billetes del bolsillo y se los dio al vendedor. A partir de ahí el vendedor se dio cuenta de que podría ganar dinero de esto, y así fue como empezó”. La profesión no comenzó en una universidad o con una planificación. Fuera de la anécdota, siempre hemos sido autodidactas y emprendedores. Volviendo a la realidad que estamos viviendo, sobre todo en España, la exigencia al gobierno le ha venido bien porque ahora somos una voz colectiva del sector. La música tiene un ente que está representando al conjunto de todas las actividades de la música, y esto nos permite trabajar una serie de medidas de cara al gobierno. ¿Qué estamos pidiendo? La definición y regulación de los plazos para regresar a la actividad para poder trabajar y tener una planificación. Lo mínimo es tener una mínima línea de conexión con el gobierno para que nos cuenten lo mismo que sabe el fútbol, el turismo o cualquier otro sector. Y la declaración de esta situación como causa de fuerza mayor, así como las condiciones laborales que tenemos, contratos por ejemplo. Los festivales están cancelando, y las agencias de las bandas internacionales preguntan por que cancelamos. Aunque haya coronavirus y estemos todos encerrados, como no tenemos esa comunicación oficial que diga que no podemos hacer el show, ellos hacen de cuenta como que no pasa nada.  Finalmente está el tema de la flexibilización de la normativa de la venta y devolución de entradas. Evidentemente en el caso de los festivales o giras programadas pretendemos que, en la medida de lo posible, se conserve el contrato, es decir, que no se devuelva la entrada. 

Aquí aparece otro asunto. Hay muchos promotores que al no tener recursos para hacer sus festivales piden un adelanto a la boletera y con ese dinero van pagando cosas, por lo tanto ese dinero ya no existe. ¿Estamos en un punto sin retorno?

Coincido contigo plenamente, pero veo dos líneas. Por un lado, los festivales que tienen pagos anticipados de las entradas, con base en años de trabajo y confianza con la ticketera, y ese dinero sirve para nutrir las estructuras y organizar, porque sería impensable que todas las empresas deban tener la capacidad económica de lo que genera todo su negocio; solo los ricos podrían hacer eventos. Y voy al segundo tema. Si tenemos un festival con una venta explosiva en minutos, necesitamos de plataformas que puedan soportar ese tráfico de venta en momentos puntuales. Sale la gira de Vetusta Morla y en 1 hora se vende toda la gira, entonces necesitas motores y grandes plataformas. Ellos, como forma de competitividad, ofrecen un adelanto para ganar el contrato. Se juega un poco con todo eso. La gran pregunta es ¿Cuánto dinero hay repartido? ¿Cuántos promotores no van a poder cumplir? ¿Cuánto dinero van a tener que devolver las boleteras de eventos que no se van a poder desarrollar y habrá que devolver dinero a los consumidores? Entonces genera una parte muy peligrosa. ¿Cuál es la capacidad que tienen las grandes plataformas de ventas de entradas para soportar todo esto que se les viene encima? Muchos de los productores nos vemos obligados a solicitar avales bancarios protegiendo a las boleteras pero controlando el dinero, no pueden tocarlo. Podemos hablar del caso de la operadora turística Thomas Cook que rompió el mercado en UK y parte de Europa. Habían vendido y adelantado tanto que cuando se declararon en quiebra dejaron a todos colgados y debió salir el gobierno a rescatar su organigrama y tejido productivo. 

Ahora que abriste el paraguas fuera de España. ¿Como vez a la industria de la música en España y su madurez en esta situación respecto al resto de Europa?

Bueno, yo creo que en España hay un mercado natural que es Iberoamérica por un vehículo natural, que es nuestro idioma, y hay una conexión muy importante con Iberoamérica no muy bien explotada para mi punto de vista. Y respecto al posicionamiento de España con Europa, vivimos en un mercado dominado por el mundo anglosajón. Es una industria muy potente que nos lleva muchísimo adelanto, que nos venden su cosecha cada año a los festivales y promotores y nos imprimen una presión desde el punto de vista económico que nos hace desatender el mercado nacional y el cuidado de nuestra industria. Yo creo firmemente que esta crisis también va a ser una muy buena oportunidad para que muchas cosas cambien y que a lo mejor ese gran pacto de la música que tenemos que hacer en España, y quizás también con Iberoamérica, sirva para que optimicemos mejor todos nuestros recursos y le demos salida a muchos contenidos de producto local, cercano y cosas que podamos trabajar a la misma altura, y no estar siempre trabajando como los abridores de una industria global que domina el mundo. Hay que trabajar en ello.

Ahora te voy a tirar un dardo venenoso. ¿No crees que España hace con Latinoamérica lo que los anglo con los españoles?

Tienes un poco de razón, y esto me cabrea, me enfada, porque yo pienso absolutamente todo lo contrario y a parte creo que lo hacemos bien desde hace muchísimos años con nuestro festival Portamérica (Festival de portabilidad de contenidos con América). Los primeros años la gente le daba la espalda a un artista que atravesaba el océano, lo programabas a una buena hora y cuando iba a tocar todos se iban al baño o a comprar cervezas. Ahora ha cambiado con base en trabajar la promoción de los nuevos artistas que vienen de fuera. Como anécdota, siempre ponemos una canción de un artista latinoamericano en el spot del festival. Un año fue la canción Azul, de Little Jesus. Todos vieron el spot y escucharon la canción sin saber de quien era. Cuando Little Jesus subió y tocaron la canción, todo el público estaba coreándola, y la banda se bajó alucinada de lo que sucedió. Creo que poco a poco vamos a lograrlo.

¿Quién está apoyando a los artistas y a los técnicos que en este momento viven al día? 

Uno de los objetivos de la federación ES MÚSICA es demandar al gobierno dado que vamos a estar mucho tiempo parado para proteger el tejido y el capital humano. Estamos pidiendo una renta vital básica, eliminando impuestos, congelando pagos anteriores y líneas de apoyo a la financiación, porque hay mucho emprendedor autónomo que se queda sin ningún tipo de posibilidad de invertir en nada. Si todo su dinero deben usarlo para pagar la renta y el supermercado,  ¿Cómo harán para invertir en un evento?

¿Cuando hablas de una renta básica, de cuantos euros estamos hablando?

Hablamos en torno al sueldo mínimo interprofesional, en torno a los 900 euros mensuales

 

¿Sientes que el gobierno, primero: los entienda, y segundo: les preocupe su situación?

Llegando del Vive Latino, me llamó el ministro de cultura como presidente de la federación y me pidió una valoración y le hice llegar un informe muy rápido con la situación, con puntos de vista y una serie de medidas muy puntuales. Esto fue el 16 de marzo. Medidas de rescate para el sector. Han pasado unos meses, charlas y varias conferencias, y recién hace poco tuvimos una reunión con todo el equipo de cultura y les planteé la situación como insostenible, y se comprometieron a salir con algunas medidas, que son las que te acabo de comentar, para que no se nos deje fuera. Antes no hemos existido para ellos, pero siempre hemos pagado impuestos. Entonces esa es un poco la lucha que tenemos, de reconocimiento. Entiendo que estamos viviendo una crisis sanitaria, y hay que ayudar a la gente para que no se muera. Pero en el momento en que exista un sector que se vea beneficiado independientemente a la sanidad, nosotros también levantaremos la mano. Debemos dejar de ser el patito feo de las industrias. 

¿Quién será el gran perdedor de la industria musical española?

Todos. Pero no quiero decir quien pierde. Pienso que todos aquellos que apuesten por valores humanos, criterios de valores de las personas y contenidos que ayuden a transformarnos encontrarán una salida. 

¿Qué cambios puntuales has hecho que pudieras compartir y que pudieran ser útiles para otros colegas en el mundo?

La música tiene un gran valor: Es completamente necesaria para muchas otras cosas. ¿La música a donde llega? Habrá colectivos realmente muy afectados con todo esto. Hostelería, viajes, etc. Ellos van a necesitar de la música para el relanzamiento y la recuperación de sus áreas. Quizás antes ganabas 10,000 dólares en un concierto y ahora podrás ganar 300. Habrá que hacer muchos conciertos de 300 dólares para lograr todo esto. Debemos pensar en que podemos ser útiles desde la música para la sociedad. Y ahí estará nuestro negocio. 

¿Volveremos algún día a la anterior normalidad?

La vieja, no creo. Me parece que hay una nueva normalidad, que se produce cada vez que hay una crisis, aunque esta vez ha sido todo muy brusco. 

La pregunta del millón. ¿Qué día vuelven los conciertos al 100% en España?

Marzo de 2021. Ojalá mucho antes.

Para cerrar, déjanos una canción para compartir con la gente en estos momentos.

Tigre de Bengala, de Xoel Lopez, que se estrenará este viernes. Es una historia de superar lo que estamos pasando.

 

NOTA DEL AUTOR: Luego de pasar por Europa, se me antoja dejarlos con La reina de Inglaterra, de Perro, una gran banda española, originarios de Murcia. Buena música desde España.

Lee más conversaciones con Manú Charrittón en su columna #LaLámparaDelLadino dando click aquí.