Músico callejero desde su adolescencia, a mediados de los sesenta Damo Suzuki abandona su natal Kobe para aventurarse viajando a Europa. A principios de los setenta, mientras hacia una parada en Munich, fue reclutado como cantante principal Can, grupo de rock progresivo y música de vanguardia alemán, mejor conocida como krautrock.

Con ellos Damo firmó algunas de las grabaciones más reconocidas del combo, incluyendo Tago Mago (1971), Ege Bamyasi (1972) y Future Days (1973); dando rienda suelta a su estilo exótico, libertad para interpretar sus canciones, cantando letras improvisadas con estilo vocal sin idioma definido, que el músico define como “lenguaje de la Edad de Piedra”.

Tras su salida de Can en 1973, inició una nueva vida como Testigo de Jehová, alejándose de los escenarios. Una década después regresa encabezando el proyecto Damo Suzuki’s Network con el que ha girado al rededor del mundo reclutando músicos locales en cada parada con quienes se presenta sin ensayo previo y con la improvisación como única guía.

Desde entonces el japonés ha editado más de treinta discos, testigos de como su trabajo en estudio guarda una estrecha relación con el espectáculo que ofrece en vivo, donde la improvisación es lo imperante.

Suzuki fue diagnosticado con cáncer de colon en 2014, dejando los escenarios mientras se sometía a tratamiento, volviendo en 2016.

Manteniéndose como un aguerrido explorador de la música y variedad de sonidos; Suzuki nunca se resiste a las posibilidades de la creación conjunta, llevándolo a trabajar con grandes y destacadas figuras de la experimentación actual como Omar Rodríguez-López, Dunkelziffer, Cul de Sac, Holy Soul, Mugstar o Jelly Planet; colaboraciones de las que se han desprendido destacados discos: 3 Dead People After the Performance (2005), Please Heat This Eventually (2007) Dead Man Has No 2nd Chance (2010) y Start from Zero, (2015).

Puedes ver a Damo Suzuki’s Network en Festival Marvin 2019. Consulta todos los detalles aquí. 

Texto: Sergio Benítez