Cada vez que Chihei Hatakeyama publica un nuevo trabajo se produce un alborozo en Café Marvin. Nuevamente nos ha conmovido su más reciente producción.

Se trata del número XXIII de su serie Void. Void XXIII está dedicado a la lluvia y su efecto calmante, somnífero, en el ánimo.

Void XXIII son siete piezas de ambient tejidas por la guitarra tanto acústica cómo eléctrica de Chihei. La delicadeza habitual del japonés viaja a través de su ventana mientras observa la lluvia de junio caer.

Las piezas fueron grabadas durante ese mes que es de lluvia en Japón, el propio Chihei nos narra cómo fue el proceso de creación de Void XXIII. “Junio ​​es la temporada de lluvias en Japón. También es la época más húmeda y difícil del año. En ese momento, alquilé un apartamento temporal y lo usé como mi estudio. Las paredes del estudio eran delgadas y podía oír muy bien el ruido exterior.
No había nadie más viviendo en el apartamento excepto yo, así que en cierto modo era el mejor ambiente. Subí el volumen de mi amplificador de guitarra y lo grabé como si fuera una actuación en directo. Por la noche, los niños de la escuela del barrio jugaban en el apartamento. Me pregunté cómo se sentirían por los extraños sonidos que se filtraban desde el apartamento. El apartamento fue demolido en agosto y ahora trabajo en un estudio en otro apartamento. Este álbum es un réquiem para ese estudio temporal”

En esta producción Chihei prescindió del synth para volcarse en la analogía envuelta en  efectos de sonido drónicos.

Void XXIII está publicado por el label nipón White Paddy Mountain.