TXT:: alias Ricardo Miranda
Álvaro Enrigue tiene buena mano para la redacción, un sentido impecable del ritmo y un toque propio indudable en la manera en que acomoda los diálogos. El punto flaco de La muerte de un instalador acaso sea que muchas de las circunstancias parecen inverosímiles, pero ni siquiera eso es demasiado grave si tomamos en cuenta que una novela no necesariamente tiene que ser un testimonio hiperrealista.
En La muerte de un instalador un millonario nihilista y atípico decide hacer un juego para paliar su aburrimiento y toma de protagonista a un artista plástico de Pachuca. La novela se va desarrollando a través de capítulos breves que le dan un ritmo ágil que se lleva muy bien con la frivolidad nihilista del personaje principal.
Otra cosa que hay que decir a favor de la escritura de Álvaro Enrigue es que escribe desde una perspectiva nueva, dejando atrás los clisés de los escritores noventeros que parecían estar empecinados en escribir correteando su propia cola. Álvaro Enrigue sin duda pertenece a una nueva generación y eso ya estaba haciendo bastante falta.
Puedes adquirir el e-book aquí o la edición impresa y otras obras del autor aquí.
alvaro enrigue
La muerte de un instalador
Álvaro Enrigue
Random House Mondadori

No more articles