#SangredeMetal

Operus, banda multicultural fundada en Canadá por el guitarrista mexicano Óscar Rangel planea ya su debut en el marco del XXX aniversario de Wacken, y para ello, en días recientes ofreció un video-sencillo que muestra parte del camino que recorrerá musicalmente en su próximo disco, mismo que se espera para el otoño de este año.

Al respecto, en entrevista exclusiva para Sangre de Metal, Óscar (ex guitarrista en vivo de Annihilator y bajista actual en Obey The Moon, entre otras bandas) comentó que la idea de hacer una canción sobre La Llorona fue “porque quería rendirle tributo a México, a su gente y nuestro Folklore, y como banda de metal pues qué mejor que rendirle culto a La llorona, que es una historia de horror”.

La música que ofrece Operus es normalmente catalogada como metal sinfónico, sobre todo porque entre sus instrumentos fijos se encuentra un Chelo y porque su cantante, David Michael Moote, tiene un entrenamiento de teatro musical que realmente lleva la Operus a otro nivel.


Sobre esto, Rangel contó que tuvieron suerte de encontrarlo: “cuando grabábamos ‘Cenotaph’, el disco debut de la banda, comenzamos a tener muchos problemas con el que entonces era el cantante, diferencias musicales y personales en general. Entonces comenzamos a buscar a alguien que pudiera hacer las partes vocales como estaban planeadas, porque ya estaba todo hecho, sólo faltaba la voz. Entonces, primero buscamos un cantante en nuestra ciudad, Toronto, luego en todo Ontario pero no encontrábamos a nadie que nos llenara el oído así que expandimos la búsqueda hacia Montreal, Ottawa, luego todo el país, Norteamérica y el mundo, pero no encontrábamos al idóneo. Entonces yo me puse a buscar cantantes que no fueran sólo del mundo del metal pero que pudieran encajar en el concepto que se encuentra desde el nombre de la banda, y así encontré a Dave. Cuando él llegó ya estaba todo grabado y sólo faltaba un toque mágico, que fue justo lo que aportó. Su voz es muy expresiva, y no sólo cuando canta, al hablar también. Fue así que encontramos a nuestro cantante ideal”.

En cuanto al proceso de composición, comentó que normalmente escribe canciones que en una primera instancia no sabe si serán para Operus: “simplemente empiezo a jugar con mis ideas hasta que encuentro algo que tiene potencial, entonces me sigo por ese camino y es entonces que empiezo a adaptarla a la instrumentación que tenemos, que incluye la presencia prominente de un chelo. Si no se me ocurre mucho que hacer, entonces no pongo tantas ideas en la parte orquestal y dejo que Robin (Howe) decida sus propias partes, o a veces él mismo toma partes que escribí para otros instrumentos o para la voz y las lleva a otro nivel, ya traducido totalmente a lo que es su instrumento. Ahora, para este nuevo álbum, a la hora de componer me enfoqué mucho más en las guitarras, el 95% de la música está creada en la guitarra, y para ¿Cenotaph? Por ejemplo, la gran mayoría de los temas se escribieron en un piano”.


Con la firme intención de sacar su nuevo material este mismo año, la banda tiene ya amarrados todos los detalles pertinentes, aunque aún no están listos para adelantar mucha información: “Ya tenemos el sello que lo va a sacar pero no queremos decirlo aún, todo se anunciará en su momento. La música ya está todo escrita y justo en esta semana Wojtek (Sokolowski) irá a Montreal a grabar el bajo. En las siguientes dos semanas grabaremos guitarras y chelo”.

La de Óscar es una historia interesante. Si bien no es el primer músico mexicano que toca en una banda extranjera con buen impacto, o por lo menos con buena proyección, tampoco abundan los casos en que el connacional es el creador del concepto. No sólo nació y creció en Tepic, Nayarit, sino que ahí comenzó su carrera musical. Cuestionado sobre como era la perspectiva de un metalero en un lugar chico como Tepic, Óscar ofreció una visión interesante: “Si bien es cierto que no estábamos en el centro de todo, para mí no era chico, era el mundo en el que crecí, ahí comencé mi carrera como músico, tomaba clases de solfeo y guitarra clásica en la Escuela de Bellas Artes. Cuando terminé me mudé a Guadalajara para aprender más, y al mismo tiempo tocaba en una banda Power de Tepic. En ese tiempo me enfocaba sólo a la música, fue hasta que me mudé a Canadá y terminé mi carrera que quise dar el siguiente paso. Ahora que estoy expuesto a otro tipo de mentalidad veo que en México hay muy pocas bandas dispuestas a dar ese salto. La parte de la promoción es muy importante, tener un manager o un sello o un equipo detrás de ti que te ayude a que te des a conocer, porque si estás sólo enfocado a ser un gran músico, vas a sufrir en la parte de la promoción, y creo que eso aún pasa mucho en México”.

Operus ha hecho que su nombre crezca gracias a su música, aunque tener en la batería a JJ Tartaglia, integrante de Skull Fist, también ayuda. Por lo pronto, Óscar se manifiesta orgulloso de su raíz mexicana y debido a su rol como compositor principal de la banda, podremos esperar más toques de la cultura mexicana en este combinado canadiense.


FOTO: Operus.

 

No more articles