La ciudad de México, una de las ciudades más grandes del mundo, alberga un sinnúmero de clubes y venues de baile que alimentan el hambre festiva de millones de habitantes. Los protagonistas de estos lugares son los DJs que van, cada noche, curando su mejor selección para proporcionar un banquete musical a aquellos en busca de un festín de ritmos. Uno de esos personajes de la noche es Virginia Castañeda, mejor conocida como DJ Katana, la mujer que hizo leyenda en la vida nocturna de la CDMX.

TXT:: Jesús Rodríguez

DJ Katana inicia su carrera en 1978, con sólo 12 años de edad, convirtiéndose así en la primer mujer DJ de México. Su talento la ha llevado, a través de las décadas, a recorrer diversos medios de comunicación, obtener múltiples reconocimientos y presentarse en muchas ciudades del país. Este mismo la ha hecho compartir escenario con artistas de la talla de Gloria Gaynor, Jessica Williams, Claudja Barry y Christine Wiltshire. Actualmente es fiel promotora de la cultura del vinilo y residente de las fiestas Queer Room, 70’s Disco Machine, Disco Forever 70’s, y del amado club Patrick Miller. 

Tuvimos el honor de platicar con ella sobre su trayectoria, la escena electrónica nacional y esto fue lo que nos contó.

¿De dónde surgió el nombre de DJ Katana? 

Es algo chistoso, por ahí de 1995 que empezaba la moda de ponerse un nombre de DJ, iba a tener un evento con unos amigos y me dijeron: “Ponte un nombre ya, ahorita”. Así que otro amigo que estaba ahí dijo: “Ponte Katana” y dije: “Ok, sí. Ya luego lo cambio” y nunca lo hice. 

¿Cómo iniciaste en la música?

En 1978 un amigo de mi hermano fue a mi casa a hacer una fiesta de luz y sonido, de ahí, repartiendo flyers, un compañero de la secundaria me dijo que si mi mamá le rentaría la casa a Star Sound fue cuando conocí al dueño Antonio Jiménez, quien me dio oportunidad de empezar a tocar con él. 

Sabiendo que eres un gran melómana, debe ser una pregunta difícil, pero ¿cuál dirías que es tu género musical favorito a la hora de tocar?

Disco 70’s y High Energy, ambos con sus variantes. De ahí todo lo demás que toco. 

¿Cuál es tu opinión sobre la escena electrónica en México en la actualidad?

Independientemente de la pandemia y las vertientes en cuanto a géneros y colectivos, siento que hay muy buena actitud de DJs nuevos o relativamente nuevos. Espero que se pueda retomar el camino que llevaba todo esto, porque también hay promotores muy fregones y visionarios como Robin García, Carlos Daniel, Arturo Mejía, por mencionar algunos. Y el público por supuesto, es muy receptivo a lo que le presentes. 

¿Cómo te has mantenido vigente durante tanto tiempo?

Creo que son dos cosas: 

1) Nunca me gustó llevar un solo camino, me gustó trabajar en discotheques, equipos de sonido y hasta eventos sociales. 

2) Mucho de lo que hago es a feeling, sin un plan específico; un caso palpable fue el impulsar los vinilos en un momento donde muy pocos lo hacíamos. 

¿Cómo llegaste a ser residente del entrañable club Patrick Miller? 

Tengo el honor de conocer al señor Patrick Miller desde 1985 y tocar ahí fue un sueño de toda la vida. En 2004, mi amigo Leefog, se me acercó y me dijo: “Dice Roberto (nombre real de Patrick Miller), que si te avientas una fiesta de Disco”. Obviamente dije que sí, te juro que no dormía de la emoción. Así, por dos meses, hasta que llegó el día. 

¿Qué venues son y han sido tus favoritos para tocar?

Obviamente Mérida 17 (Patrick Miller), Normandie, Studio 56 y todos aquellos donde reine la libertad del público y el DJ.

¿Algo más que quieras decirle al público?

¡Claro! Que aguanten el momento que estamos viviendo y apoyen a sus DJs favoritos, viendo y compartiendo los streamings, comprando sets y si pueden aportar alguna donación, ya que todo suma.