Woody Allen ha respondido sobre el nuevo documental de HBO, Allen v. Farrow, en el que se abordan las acusaciones de abuso que su hija adoptiva Dylan Farrow hizo contra él.

Luego de que ayer (21 de febrero) se transmitiera la primera parte del documental de Amy Ziering y Kirby Dick, Woody Allen, junto con su esposa Soon-Yi Previn, emitieron un comunicado en el que niegan todo etiquetándolo como “un trabajo plagado de falsedades”.

“Estos documentalistas no tienen ningún interés en la verdad. En cambio, pasaron años colaborando subrepticiamente con los Farrow y sus facilitadores para armar un trabajo plagado de falsedades”, se lee en el comunicado publicado en The Hollywood Reporter.

“Se contactó a Woody y Soon-Yi hace menos de dos meses y sólo se les dio un par de días para ‘responder’. Por su puesto se negaron a hacerlo”, continúan. “Como se sabe desde hace décadas, estas acusaciones son categóricamente falsas.”

allen-v-farrow-hbo

Vía YouTube

Y agregaron: “Varias agencias las investigaron en ese momento y descubrieron que, independientemente de lo que se le haya hecho creer a Dylan Farrow, nunca se había realizado ningún abuso.”

“Lamentablemente, no es de extrañar que la cadena encargada de transmitir esto sea HBO, que tiene un contrato de producción permanente y una relación comercial con Ronan Farrow. Si bien esta pieza de mala calidad puede llamar la atención, no cambia los hechos”, escribieron.

Allen v. Farrow estará dividido en cuatro partes, durante las cuales se hablará de la acusación de abuso sexual que Dylan Farrow, hija de Woody Allen y Mia Farrow, hizo en contra del cineasta en 1992, cuando ella tenía tan sólo nueve años.

De igual forma se abordará el tema del matrimonio que Allen sostiene con Soon-Yi Previn, hija de Farrow, y todas las polémicas secuelas que surgieron los siguientes años.

Foto de portada tomada del Facebook de Woody Allen.