El compositor más recurrente del cine contemporáneo, Ennio Morricone, ha hecho público el anuncio de su jubilación.

Luego de haber compuesto más de 500 bandas sonoras para películas y documentales, Ennio Morricone acaba de anunciar su retiro del mundo de las bandas sonoras. A sus 90 años tomó la decisión de no escribir más, labor en la que colaboró con su esposa María Travia, a quien suele dedicar sus premios, entre los que puede contar un par de estatuillas del Óscar. El primero le fue otorgado de forma honoraria en el 2006 y una década más tarde, se hizo acreedor a ella por su trabajo en The Hateful Eight (2015).

Su trayectoria no estuvo exenta de algunos disgustos. El más reciente sucedió cuando la edición alemana de la revista Playboy le hizo una entrevista y la redacción final hacia ver que Morriconne describía al director Quentin Tarantino como un cretino y alguien con quien no le había gustado trabajar.

También te puede interesar: Quentin Tarantino le da el visto bueno a la nueva Suspiria

Sin embargo, la revista tuvo que retractarse de dichas declaraciones pues fue un error de traducció y edición, y cómo no, si al lado de Tarantino trabajó en las bandas sonoras de ambos volúmenes de Kill Bill, en The Hateful Eight, así como en Django Unchained (2012) e Inglourious Bastardes (2009).

A pesar del anuncio de su jubilación, no tiene planes de alejarse demasiado de la música pues también hizo público que va a emprender una gira de despedida con la que va a recorrer Polonia, República Checa, Rusia, Alemania y su querida Roma.

Así culmina una carrera brillante que sólo se puede honrar revisitándola de vez en cuando.