Luego de 31 años, Ultimatum ha sacado un nuevo disco. Este álbum titulado V3 marca el retorno de una banda de metal que en su momento rompió paradigmas. Creada a mediados de los 80 con elementos del Taller de Rock del Museo Universitario del Chopo, coordinado por Guillermo Briseño, desde sus inicios por ser de las primeras en Latinoamérica en hacer Heavy Metal en español e incluir una voz femenina, la de Marcela González.

FOT:: Beatriz Cárcamo

En 1986 hicieron historia al ganar el concurso “Valores Juveniles Bacardí”, pues eso significó no solo un inédito apoyo mediático, sino una especie de ruptura con el mito de que el rock duro no cabía en la cultura popular. Tristemente, ambas situaciones duraron poco, pues al poco tiempo el metal volvió a ser despreciado por los esnobs manejadores de la cultura y los medios, pero al menos Ultimatum estuvo ahí y plantó junto con otras bandas una semilla que germinaría en la siguiente década.

La falta de apoyo, entre otras cosas, llevó a que la banda se desintegrara luego de abrir un concierto en México de Cheap Trick. Casi un cuarto de siglo más tarde se reunieron para celebrar la reedición de su mítico álbum debut, editado en esta ocasión por Sade Records, y aceptaron una invitación para tocar en el festival “Guerreros del Metal”. Una vez concluido ese breve lapso, la adrenalina ya no se detuvo y la banda regresó formalmente a la actividad con Marcela en la voz, Talo Chárraga en el bajo y Rafael Covarrubias en la guitarra como miembros originales, además de Pixie Wulf (ex Calvaria) en la guitarra y Memo Asencio (La Lupita, Estrés y Kenny y Los Eléctricos) en la batería.

El disco tiene siete temas con el estilo clásico de la banda, aunque también con ciertos elementos más modernos. El sencillo promocional es “Abel”, una canción que ejemplifica muy bien lo que era el heavy ochentero desde la visión de Ultimatum: metal melódico, a una velocidad que se encuentra cercano a lo rápido pero que no llega a ser speed, en la que se paladean los riffs, enmarcados por la clásica voz de Marcela, con un par de excelentes solos de guitarra. El disco está disponible vía Sade Records en CD y en formato digital. Altamente recomendable.