Toño Quintanar

No cabe duda de que Trainspotting es todo un fenómeno cultural el cual, hasta nuestros días, continúa fungiendo como un referente inmediato de las sorprendentes proezas que el arte de naturaleza transgresora es capaz de gestar.

Tanto la novela escrita por Irvine Welsh (1993), como la adaptación fílmica comandada por Danny Boyle (1996); se han encargado de hilvanar todo un submundo ficticio el cual resulta plenamente atrapante gracias a su potente y nihilista discurso.

A pesar del parentesco narrativo que persiste entre el libro original y la cinta, existen ciertas diferencias a lo largo de ambas obras las cuales resultan sumamente interesantes. A continuación, enumeramos algunas de las más importantes:

-En la novela original, Francis Begbie es un sujeto musculoso e imponente. A pesar de su genial interpretación como el “matón favorito de todos”, el actor Robert Carlyle no es precisamente un tipo “fornido”.

-En el libro no es Tommy (Kevin McKidd) quien muere, sino Matty: un viejo amigo de la pandilla quien contrae VIH  a causa de su heroinómano estilo de vida. La secuencia funeraria que vemos en la cinta es una adaptación del sepelio de Matty. A pesar de que la muerte de Tommy nunca es narrada en el universo literario, en su continuación (Porno) Welsh menciona la muerte de dicho personaje a causa del SIDA.

Bajo el Microscopio: Oldboy.

-A pesar de que, para su adaptación cinematográfica, Danny Boyle utilizó a los personajes “principales” de la novela original; el universo literario creado por Welsh contiene muchísimos más actantes; cada uno viviendo múltiples experiencias propias. El más destacado es Segundo Premio (Rab McLaughin), un alcohólico quien se une a los protagonistas en el negocio de la heroína. Tristemente, este genial personaje no aparece jamás en la cinta.

-En la novela original, Renton es pelirrojo.

-A lo largo de la cinta, Diane (Kelly McDonald) se nos presenta como el único interés erótico de Mark Renton. Sin embargo, en la novela original, nuestro protagonista tiene ciertos lazos con otras chicas como Kelly y Hazel.

-En la cinta, la bebé Dawn es hija de Alison. En el texto original, la madre de Dawn es una chica llamada Lesley. Alison es un personaje recurrente dentro del universo literario de Irvine Welsh, fungiendo incluso como narradora en la genial Skagboys (2012). En Porno se explica que Alison terminó casándose, ni más ni menos, que con Spud. Un asunto bastante sorprendente si tomamos en cuenta que sementales como Sickboy se peleaban por la mano de la guapa muchacha.

-Otro de los grandes personajes faltantes en la cinta es el hermano mayor de Mark Renton: Billy. Existe una notable historia de odio entre Rent-Boy y su consanguíneo; misma situación que alcanza un punto límite cuando el segundo muere. Durante el funeral de Billy, Mark se escabulle al baño con la novia embarazada de su difunto hermano para tener un sórdido y vengativo encuentro sexual.

-En la cinta, Danny Boyle nos ofrece una delirante escena en la que Renton se sumerge en un retrete para terminar nadando en el fondo de un estanque cristalino. Este “viaje” nunca ocurre en la novela de Irvine Welsh; sin embargo, la descripción de la escena empleada por el escritor sí resulta sumamente escatológica.

-Cuando Renton se está “desenganchando” de la heroína en su casa familiar, el enloquecido muchacho comienza a sufrir una serie de terribles alucinaciones a causa del síndrome de abstinencia. Uno de los momentos más siniestros de este “mal viaje” es cuando nuestro protagonista observa a la fallecida bebé Dawn gatear por el techo. En el filme sólo vemos a la bebé gateando; sin embargo, la novela original adhiere rasgos más siniestros a esta secuencia, ya que Dawn, valiéndose de una aterradora voz de utra-tumba, comienza recriminarle a Renton su irresponsabilidad junkie. “You let me fuckin diieeeeeeee”, grita la bebé antes de mostrar unos horribles colmillos de vampiro.

-Aquella hilarante escena (perteneciente a la cinta) en la que Spud defeca en la cama de su novia tras una noche de excesos es un tanto diferente en la novela. En el libro original, el protagonista de tan bochornosa situación es Davie Mitchell, un personaje quien jamás aparece en la cinta. Más adelante, Davie contrae el virus del SIDA.