Fear Inoculum, el legendario regreso de Tool
4.3Overall Score
Reader Rating 0 Votes

Fue una larga espera de 13 años para volver a tener música de Tool, sin embargo, tanto tiempo valió completamente la pena. Para Fear Inoculum, Tool deja de lado el autotune en el que vivimos actualmente, y nos presenta un álbum lleno de psicodelia conformada por pesadas guitarras eléctricas.

A lo largo de seis extensas canciones, de alrededor 10 minutos cada una, la banda muestra que no son fans de seguir las típicas estructuras utilizadas. Como grupo de metal, se esperaría que en cierto punto lleguen a ese clímax, sin embargo, las canciones mantienen su ritmo y por sí solas te van llevando.

tool-fear-inoculum-portada

Pneuma es uno de los temas que poco a poco te va enredando en un sonido psicodélico, acompañado con guitarras distorsionadas. Es como subirte a una máquina que viaja en el tiempo y te traslada a los años 70, aquellos en los que el hard rock liderado por Led Zeppelin es el protagonista.

Pero los sonidos no son lo único valioso en las canciones de Tool. Prueba de ello es Invicible, la cual contiene una letra que alude a la mítica búsqueda de la fuente de la juventud de Ponce De Leon. Esto a través de voces que transmiten cierta angustia, las mismas que se escuchan en Litanie Contre la Peur, pero en ésta con Keenan lamentando la misericordia del tiempo.

De igual forma, la banda explora sus sonidos ya conocidos en Descending. Con ruidos de tormentas avecinándose y olas chocando, el vocalista prevé un apocalípsis para después ser parte de nuevo de un lapso instrumental.

Para finalizar, Chocolate Chip Trip es una canción hipnótica llena de batería, muy al estilo Whiplash, acompañada de pequeños momentos catárticos para cantar. Ésta nos va preparando para 7empest, una melodía de 15 minutos en la que buscan alzar la voz respecto a la situación política que se vive actualmente en América.

Tool ha tenido una impactante relevancia cultural y su regreso con Fear Inoculum, definitivamente fue como ver renacer al ave fénix. Con esto demostraron que no importa el tiempo que lleve, siempre y cuando los resultados sean buenos. Por eso es que está dentro de nuestros 10 mejores discos del 2019.

Crédito de foto de portada: Travis Shinn.