Originalmente en el año 1999 la compañía Activision lanzó un juego que revolucionó la forma en que consumimos el skateboarding, Tony Hawk Pro Skater es una leyenda, cualquier persona en estos 21 años interesada a las patinetas ha volteado a ver los títulos de esta saga.

Tony Hawk's Pro Skater 1+2' Review Roundup: What Critics Are Saying About Remasters

El triunfo de Tony Hawk Pro Skater radica en muchas coas, de inicio el poder jugar con algunos de los grandes iconos de este deporte, la presencia de las marcas con las que nos identificamos, y la facilidad con la que se adaptó el modo de juego para poder hacer machincuepas con tu tabla.

A nuestra fortuna esta reedición se mantiene fiel a todo lo que nos gusta de los títulos originales, pero obvio con sus respectivas mejoras, los gráficos son fabulosos, hay ligeros upgrades en los controles como un botón para hacer nolie y fakie, las pistas lucen asombrosas y se mantienen en todo su esplendor.

Si juegas solo, podrás ir desafiando retos, como el encontrar las campanas en la escuela para hacer wallride sobre ellas, el centro comercial tiene sus mapas para romper, y ya sabes, el clásico encontrar las letras S-K-A-T-E en cada nivel, harán que pases horas y horas de entretenimiento de calidad.

Si lo tuyo es jugar en línea hay varias opciones de partidas rápidas, donde puedes competir por hacer la mayor cantidad de puntos, hacer graffiti (marcar cada spot con un truco), y jugar a ver quien obtiene el combo mejor puntuado, pero he de decir que ene veces se me hace muy frustrante ver como en 30 segundos hace 300 mil puntos, cuando un jugador promedio por partida logra 150 mil.

Pero la verdad es que ha sido a bien esta reedición, y por supuesto la banda sonora respeta los clásicos como “Superman” de Goldfinger, y se han agregado más canciones así como jugadores.

Deja de pensarlo y corre por tu copia o descarga ya Tony Hawk Pro Skater 1+2, porque te ayudará a divertirte en casa durante estos tiempos de pandemia. Ojo, si compras la versión digital tendrás acceso a jugar con la calavera de Powell-Peralta.