Luego de cuatro décadas de espera, las leyendas del punk rock finalmente hicieron gritar a la Ciudad de México.

TXT :: Sergio Benítez

No hay fecha que no se cumpla, dicen por ahí, y así sucedió con la primera presentación de The Zeros en la Ciudad de México, el pasado 12 de octubre, eligiendo el Bahía Bar, para hacerlo. Los de Chula Vista, California junto a Los Honey Rockets y Nos Llamamos convirtieron el lugar en un refugio de garage y punk.

La noche no dio espacio para la lluvia que aunque amenazaba caer por la tarde, desapareció durante toda la noche. Esto sirvió para que aquellos a quienes les espanta el agua no tuvieran pretexto para no llegar al lugar donde tocaría una de las bandas pioneras del punk rock.

Los primeros en aparecer serían Nos Llamamos, este trío de la Ciudad de México que batalló con atriles y micrófonos los cuales simplemente parecían no querer estarse quietos. El pedalboard del guitarrista también le jugó un par de malas pasadas. La banda hizo lo suyo, prendió, pero fue como una de estas conversaciones bien chingonas que a veces uno tiene con gente que “le gira la piedra bien cabrón”, pero que no le captas mucho…

A continuación tocó turno a Los Honey Rockets para salir a romperla, como es ya su costumbre. A la voz de “con esta rola nos vamos un poquito a la chingada”, sonaron una tras otra las canciones que llevaban preparadas. Cuando llegó “Mujer Violenta”, los pocos que parecían inmóviles se decidieron a bailar. Los Honey no estuvieron exentos de líos accidentales, pues hacia el final del set se madreó el thalí de su cantante, Jorge Vilchis, por lo que ya sin éste, siguió dándole a las últimas dos rolas con tanta intensidad que desprendió el cable de su guitarra.

La música de los pincha discos Denepa Panky y Matt Watson nunca pasó desapercibida y es que durante toda la noche deleitaron con canciones de The Crystals, The Count Bishops, The Vibrators, Jimmy Gordon, The Troggs, The Uniques, Shadows of Knight, The Wailers, Sex Pistols, Graham Parker & The Rumour, Just Brothers, The Creatures y un largo etcétera.

marvin_2018_the_zeros

Apenas pasada la media noche, The Zeros saltaron a las tablas; la agrupación californiana con tres de sus integrantes originales fue recibida de manera más que efusiva por una ávida (y algo bebida, también) fanaticada que no escondió la excitación que les provocaba ver por primera vez a esta banda de culto.

Abrieron con “Pipeline” apenas para calentar, mientras el bajista presumía su poco español. Parecía que por Javier Escobedo, Baba Chenelle y Víctor Penalosa -hermano menor de Héctor, el bajista original- no habían pasado cuatro décadas de andar punkeando. Eran muchos los que coreaban las canciones y muchos más los que se alocaban en cada canción.

De principio a fin The Zeros fueron acompañados por los gritos, aplausos y coros de los asistentes que se encendían aún más con temas como “Sneaking Out”, “Rico Amour”, por supuesto “Don’t Push Me Arround”, o “Wild Weekend” este último con el que parecían terminar la noche.

Para entonces no había cabezas que no se agitaran, ni cuerpos que pudieran evitar las sacudidas al ritmo del sonido punk rock de The Zeros. Para cerrar, el trío del sur de California eligió las rolas con más punch, “Yo No Quiero”, “Knock Me Dead”, “Shannon Said” y “Psycho Reaction”. Fue así que Javier, Baba y Hector se despidieron para bajarse del escenario y atender las peticiones para firmar y fotografiarse con los fans.