The Flaming Lips siempre ha mostrado estar un paso adelante que los demás. Y parece que la banda ha descifrado una nueva forma de disfrutar los conciertos a salvo y libres de COVID-19.

Desde mucho antes que la pandemia arribara a nuestras vidas, la agrupación liderada por Wayne Coyne solía utilizar unas burbujas enormes en sus presentaciones, las cuales bien podrían funcionar para poder traer de vuelta los shows físicos. Así que pusieron manos a la obra y ya dieron un primer concierto con esta modalidad.

El show se realizó en The Criterion en Oklahoma, su ciudad natal. Durante éste, tanto los integrantes de The Flaming Lips como los asistentes se envolvieron en enormes burbujas de plástico con el fin de poder disfrutar de buena música en vivo y no romper las medidas de sanidad impuestas ante la pandemia.

Dicha presentación en realidad fue muy corta. Sólo interpretaron dos canciones y según mencionó Coyne, fue en parte una prueba para futuros conciertos y en parte el rodaje de un nuevo videoclip que nació de un boceto que dibujó a inicios de la pandemia.

“No creo que nadie hubiera pensado a mediados de marzo que esto seguiría sucediendo, ya sabes, ocho meses después. Creo que todos pensamos que era un mes, tal vez dos, pero vamos a manejar esto”, dijo Wayne durante una plática con CNN.

Algo parecido ya lo había hecho The Flaming Lips hace unas semanas durante su presentación en The Late Show with Stephen Colbert. Y esto fue lo que por fin los motivó a realizarlo más en grande, por lo que realizaron una pequeña convocatoria de fans y parece ser todo salió exitosamente.